La Feria Septembrina Internacional de Loja fue creada por el Libertador Simón Bolívar en 1829, mediante Decreto Supremo, constituyéndose, actualmente, en la actividad más antigua del Ecuador y parte de América Latina. Además, se instauró en honor a la Virgen Santísima del Cisne. Congrega a cientos de expositores (comerciantes), promueve el comercio, la industria, artesanía y muestra diversidad de culturas del Sur de Ecuador, Norte del Perú y otros países. 

Diferentes insumos encontramos en la feria. 

 

En 1829, el Libertador Simón Bolívar decretó la realización de la Feria de Integración Fronteriza en Loja, convirtiéndose en la primera de Sudamérica y como parte fundamental para la unión de los países de la Gran Colombia.

 

Hay juegos mecánicos para niños, jóvenes y adultos. 

 

Oportunidad 

Marcelo Torres, gobernador de la provincia y presidente del Comité de Ferias, manifiesta es un espacio que da la oportunidad a las poblaciones de la región Sur del Ecuador y Norte del Perú para efectuar transacciones comerciales e intercambio social y cultural, teniendo como centro principal rendir homenaje a la Virgen del Cisne. 

El evento se realiza en honor a la Virgen del Cisne. 

 

Historia 

Según antecedentes históricos, anteriormente el Ayuntamiento local organizaba el evento y la Diócesis de Loja los actos en honor a la Imagen de la Virgen del Cisne, pero tomó un giro en la administración Municipal del alcalde Vicente Burneo Burneo en 1962 y años siguientes. En forma oficial comenzaron a establecer contactos con los departamentos del Norte de Perú y con las limitaciones del caso concurrían, dándole a la feria un ambiente internacional. 

Torres asevera que antes se desarrollaba en el parque Central y su calles aledañas, ya que no había un lugar para expender, por eso en 1970 instituciones como la Gobernación de la provincia, Consejo Provincial y otras  comenzaron a organizarla. Al ver el esfuerzo de estas entidades, posteriormente destinaron un terreno cerca del parque Jipiro. 

La denominada Feria de Loja, en febrero de 1965 se promulgó como Feria Internacional con sede en esta urbe, según Decreto Nro. 183. De a poco el Gobierno y ministerios contribuyeron en la dotación de recursos económicos para la implementación de locales y más requerimientos de la iniciativa anual. Luego se dio vida jurídica al Comité General de Ferias, sucedió en 1991. 

Se cataloga que es la actividad más importante de la provincia, porque dinamiza la economía en los sectores de la ciudad, es una tradición con sabor a bocadillo que realza el pasado y futuro de Loja. 

Los tradicionales bocadillos se expenden. 

 

Trascendencia

Diego Castro, jefe Municipal de Turismo, resalta que el valor de la celebración de la feria debe “generar compromiso de lojanidad entre las autoridades y ciudadanos”. Hay que adoptar medidas y estrategias para que no decaiga el evento. “Debemos defender la fiesta para no olvidarla o desaparezca, devolverle la trascendencia que tuvo desde un inicio no sólo por el Decreto de Simón Bolívar”. Asegura que es el referente comercial más antiguo de Loja, “pero se pierde de a poco”. 

El turismo religioso nace a consecuencia de la llegada de la Virgen, indica. “Por el incremento de romeriantes aumentaron las necesidades que produjeron la actividad”, menciona. 

Sentido de pertenencia

Son tradiciones que afloran al ser lojano, porque es natural decir “vamos a la feria”, que de generación en generación pasará, es “importante fomentar el sentido de pertenencia. La feria nos une como habitantes de Loja, es momento para sentirse bien entre amigos y familia”, debemos convertirnos en veedores para rescatar la identidad y proyección al futuro, manifiesta.

Ciudad feria

Félix Paladines, presidente de la Casa de la Cultura Ecuatoriana “Benjamín Carrión”, Núcleo de Loja, indica es un acto que tiene una vieja tradición emprendida antes del Decreto, porque se hablaba de una ciudad feria por la ubicación geográfica que favoreció a esta jurisdicción, según Ann Marie Hopkins, francesa y arqueóloga radicada en Perú que estudia estos fenómenos, ya que Loja, como centro dinámico, atrae el comercio en la amplia región nor-peruana y sur-ecuatoriana. 

Asevera que en el libro “Ecuador, retrato de un pueblo” de Albert Franklin, norteamericano, sostiene que siempre la localización de la provincia benefició al ser un lugar económico. Expresa que por la presencia de la Venerada se suma o fomenta el enriquecimiento  cultural, porque existe el aporte de cada ser de otro lugar. “Hay un mestizaje”, acota. 

Actualidad 

En la edición 184 del encuentro internacional, el Comité de Ferias invierte, aproximadamente, $235 000 para la participación de varios artistas nacionales e internacionales. Un promedio de 180 miembros de la Policía Nacional vigilan fuera y dentro del Complejo, además personal de la Policía Municipal, Bomberos, entre otros, apoyan en la seguridad. Más de 600 comerciantes de Loja, Ecuador, Perú y diferentes lugares expenden sus productos. 

Pedro Andoscan, de Otavalo, asegura que interviene en el evento desde hace 10 años, ofrece diversos insumos como abrigos, guantes, gorros, ponchos, bufandas, a precios cómodos. “En los últimos días se aprovecha para vender, dice. Invita a la comunidad a visitar y recorrer la feria. 

De Medellín llegó Andrés Morillo a brindar su exquisiteztradicional, denominado “Carne Yaneda”, un plato típico de Colombia. Aduce que desde, aproximadamente, ocho años viene. “Siempre nos va muy bien”. “Dan la oportunidad de participar a personas de otros países, mostramos algo diferente para que la gente tenga que escoger”. Señala que en ocasiones anteriores tuvieron acogida por su comida, “hay gusto para todos los paladares”. Para “nosotros los expositores nos va bien en utilidad y trabajo, así la familia se beneficia, por ello continuamos llegando”, resalta. (GBT).


Encuentran 

En la feria pueden adquirir una diversidad de productos como zapatos, ropa y otros artículos, incluso degustar las distintas comidas típicas y divertirse en los juegos mecánicos. La entrada tiene el costo de $1,50. 


 

Para cada visitante existe variedad de comida.