12 / 12 / 2018

Archivo Loja, Ecuador

José Luis Iñiguez Granda

José Luis Iñiguez Granda

 

La senda de la vida es el cúmulo de experiencias, aprendizajes, lecciones y proyecciones. Cuando se camina por la senda del bien, no se hace daño a nadie y se logra servir a los demás de manera desinteresada, los mejores regalos que se recibe son una conciencia tranquila, la satisfacción del deber cumplido y el reconocimiento espontáneo de la sociedad y sus instituciones.


Gracias a la visión y decisión política de dos líderes históricos como Rafael Correa y José Bolívar Castillo, desde 2016 Loja se convirtió en la sede del Festival Internacional de Artes Vivas, que hoy se proyecta como el evento cultural más relevante del país y uno de los más destacados del continente.


Nacido en Loja en 1906, Pablo Palacio tuvo una infancia difícil al sufrir una caída en la Chorrera de El Pedestal, que le dejaría su cráneo marcado para siempre, y al perder a su madre cuando recién cursaba los seis años de edad. Sin embargo, aquellos huracanes no doblegaron jamás su espíritu de roble y su agudo sentido para percibir la existencia desde el papel de un loco cuerdo, talentoso y adelantado a los tiempos.


El distinguido intelectual lojano Benjamín Pinza Suárez, en su preciosísima Carta a la juventud de Loja y de la patria, con razón manifiesta: “Cuando pasa la juventud por el camino de la vida parece que hasta la naturaleza se inclinara. Es que decir juventud, es decir talento en tempestad; es pronunciar vida tras vida; es alentar el paso al optimismo; es burilar en pleno firmamento la esfinge de un hombre infinito. Al pequeño resplandor de la juventud ¡muere la indecisión y lo timorato y revive el anhelo a escalar, escalar y triunfar!”.


¡Los choferes no son asesinos!

Publicado en Columnista Septiembre 24 2018 0

A todos nos estremece conocer la cantidad de heridos y fallecidos en cada uno de los accidentes de tránsito, que por cierto han aumentado en los últimos meses. Pero hay algo que en lo personal también me preocupa: la calidad de verdugos y justicieros que hemos asumido ciudadanos, autoridades y periodistas respecto de la actuación de los conductores de nuestro país.


“Saber comprender la historia y seguir el mandato de ella, ¡cuánto importa! Inmersos en la vorágine de la existencia no atinamos, en la mayoría de las veces, a tener la noción del hoy y la perspectiva del mañana”, sentenciaba Jaime Roldós Aguilera en su discurso de posesión como presidente de la República en 1979.


Cuando un artista le imprime pasión, disciplina y entrega a la vida, los resultados positivos están a la vista. Cuando se lanza al mundo de los desafíos y explota al máximo su potencial, la vida se aleja de la inercia y el conformismo, y se convierte en la constante de caminar, caminar y triunfar.


Donde se pone el dedo salpica pus

Publicado en Columnista Septiembre 03 2018 0

Si examinamos la realidad actual de nuestro país, y concretamente la de Loja, nos encontramos con una clase política bastante podrida y decadente. Donde se pone el dedo, salvo honrosas excepciones, salpica pus. La mayoría de políticos, aparte de no tener trayectorias tan honradas como dicen, se dedican a denigrar, insultar, difundir falacias y promocionar ofertas demagógicas, muchas veces con la complicidad de medios de comunicación. Otros del mismo círculo, pero más osados, invierten sus energías en incitar al odio, la violencia y la incertidumbre. Y otros, en cambio, se proclaman redentores o salvadores porque, según ellos, la ciudad está en una hecatombe espantosa.   


Del 14 al 19 de agosto tuve la oportunidad de participar en el VII Encuentro Internacional de Escritores, Poetas y Artistas “En la senda de la palabra”, convocado por la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí. Hacía un par de años que no asistía a este tipo de eventos por razones ajenas a mi voluntad; por ello siento que esta senda de la palabra fue un baño de renovación y el motivo para reafirmar que el más bello crisol para los versos es el alma de la gente sencilla, que atenta nos escuchaba lo que intentábamos transmitir algunos poetas congregados en esta patria ecuatoriana.


El pasado 9 de agosto se conmemoró el Día de la Cultura Ecuatoriana, celebración instituida en razón de la fundación de la Casa de la Cultura Ecuatoriana en 1944. Si bien conocimos de una nutrida programación organizada por varias instituciones a lo largo de toda la jornada, en la mayoría de los casos los lojanos percibimos una aberrante situación que ya no es novedad: las prácticas elitistas y monopólicas al momento de intentar la promoción cultural y el fomento de las artes.


Página 1 de 2
Concurso de relatos “Nuestras propias historias”
Para quienes trabajamos en el mundo de la academia y de la investigación desde el significado e impacto socio-educativo-cultural que…
Escrito por
Brumas sobre el abismo
"Las angustia del hombre en su vida, se posiciona en la pobreza, los odios raciales, los quebrantos por despotismos, la…
Túpac y el tambor
Túpac es un niño antiguo, trae los pies descalzos, los rasgos faciales inconfundibles de sus ancestros, sus ojos oscuros tienen…
Fernando Vire: lojano de enorme estatura moral y profesional
La senda de la vida es el cúmulo de experiencias, aprendizajes, lecciones y proyecciones. Cuando se camina por la senda…
Escrito por
Alkamary, la nueva leyenda de la música lojana
Una de las sorpresas más agradables que he tenido en el presente año ha sido la de escuchar al grupo…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Diciembre 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Edición digital