30 / 03 / 2020

Archivo Loja, Ecuador

 Los bizcochuelos son asados en estos hornos (foto Internet). Los bizcochuelos son asados en estos hornos (foto Internet).

Bizcochuelos, tradición de familia

Publicado en Intercultural Escrito por  Mayo 31 2016 tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente
Valora este artículo
(2 votos)

Los bizcochuelos son una tradición familiar en la zona Sur-oriental de Loja. Varias familias realizan esta delicia, aunque su elaboración es laboriosa y quienes la efectúan la deben hacer con una técnica que la aprendieron de sus ancestros.


Un bizcochuelo es un sabroso producto que muchas personas lo adquieren y mucho más, si es hecho de manera tradicional. Lamentablemente, esta delicia no se lo encuentra en cualquier panadería ni tienda, ya que por su alto costo para la elaboración, a las personas no les resulta invertir.

Productos

Para obtener este sabroso bocado se requiere de huevos, chuno, royal, esencia de vainilla, azúcar, papel de despacho, un batidor, un recipiente, latas para colocar la mezcla y lo principal un horno; pero en estos sectores los hornos son prefabricados con tierra y por lo general están en la parte posterior de las viviendas, ya que no son usados con frecuencia.

Lucía Lapo, vive en la parroquia San Pedro de Vilcabamba, desde niña aprendió a realizar los bizcochuelos, ya que su madre le enseñó, ella, junto a sus hermanos recorrían varios sectores de esa jurisdicción vendiendo el producto.

Elaboración

Comentó que la elaboración es dificultosa, nunca se propuso en contar cuantas unidades sale de una porción, pero explicó que por lo general tiene como referencia poner una libra de cada producto, es decir, una libra de huevos, pero que estos sean criollos, ya que el color y sabor es diferente, una de chuno, una de azúcar y los demás productos, de acuerdo a la necesidad.

Uno de los productos que actualmente es costoso es el chuno, se lo obtiene del almidón de la achira, plantas que ellos las cultivan y que a la vuelta de un año ya cosechan sus raíces y después de un proceso obtienen una sustancia suave y sin contaminantes.

Preparación

Doña Lucía explica que cuando realiza este producto, primero enciende el horno, para ello coloca gran cantidad de leña, especialmente de faique, un árbol que es tradicional de esos sectores; luego vacía los huevos, para ello, les realiza un orificio pequeño que le permite extraer únicamente la clara, que es colocado en un recipiente grande.

Seguidamente, con un batidor hecho a base de alambre empieza a batir por el lapso de una hora, hasta que se obtenga una masa espumosa color blanco, el batido se lo debe efectuar en un solo sentido y una sola persona, ya que el cambio de meneado, muchas de las veces tiene a dañar y con ello desperdiciar el producto.

Mezclas  

Posteriormente,  las yemas son colocadas en la masa espumosa y nuevamente se retoma el batido; una vez que esta se mezcla se coloca el azúcar, hasta que el meneado haga que los cristales desaparezcan por completo. Finalmente colocan el chuno, que es la sustancia que permite espesar la mezcla, acompañado de royal.
Mientras eso sucede, en el horno se consume por completo la leña; con una escoba realizada a basa de ramas de sauco, barren la brasa a un lado, luego tapan la chimenea con los mismos montes y cierran la entrada del horno, hasta que la brasa se torne color blanco.

Recipientes

Con ayuda de sus hijos, se alistan para la horneada del producto, pero ellos ya limpiaron las latas de sardina que las reutilizan, a más de unos recipientes prefabricados. Luego, recortan el papel de despacho (único producto que resiste al calor del horno) y lo colocan en las latas, donde se pone la mezcla antes batida. 
Con ayuda de una herramienta de metal con mango de madera, introducen las latas con la sustancia que se obtuvo después de dos horas de batido y luego se tapa la entrada del horno. El asado no es por mucho tiempo, ya que el sobre calentado tiende a quemar el producto.

Costumbres

Doña Lucía mencionó que un horno no caliente a la medida por lo general tiende a que los productos no obtengan la grandeza ni acabado perfecto, pues estos terminan duros y con un sabor inadecuado, ya que la mezcla no es asada de manera íntegra.
Los sabrosos bizcochuelos los comparte con sus hijos y hermanos, pues ellos viven en el mismo barrio y su madre quien murió hace varios años, les inculcó a compartir sus elaboraciones; lo mismo realizan sus parientes, ya que también cuentan con un horno, conocido por ellos, como de barro. (I). (HJL).


 

Inicia sesión para enviar comentarios
Un cuadro digno de ser visto
“Cuando salgo de viaje desaparezco del mapa. Nadie sabe dónde me encuentro. ¿En el punto del que partí o en…
El Señor en la tormenta
Cuando Jesús y sus discípulos cruzaban el mar de Galilea, se levantó una tormenta tan grande, que las olas cubrían…
La lectura del coronavirus desde nuestra inteligencia espiritual
Hoy más que nunca, frente a la pandemia del coronavirus, le estamos haciendo el quite a la muerte que muy…
El mito: divino o heroico
El Mito, nacido del ingenio, de la imaginación y de una suprema capacidad mental, para cruzar las barreras de lo…
El mundo en un chamico
A quién en estos momentos de angustia se le ocurre descubrir cómo es la tecnología del chamico, bueno, aunque no…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Marzo 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Edición digital