Imprimir esta página
Hace 40 años descentralizamos Predesur

Hace 40 años descentralizamos Predesur

Publicado en Reportaje Escrito por  Diciembre 05 2019 tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente
Valora este artículo
(0 votos)

César Correa

 Quizá dos de las mejores cosas que le han sucedido en su vida a José Bolívar Castillo fueron las de haber perdido las elecciones en 1978, cuando fue candidato a alcalde del cantón Loja por la Democracia Cristiana y la de haber sido excluido en 1979  por Assad Bucaram de la lista de candidatos a representantes (diputados) por la provincia de Loja, porque de esa manera se le presentó una oportunidad mejor, que le generó prestigio y poder a nivel regional, conforme paso a explicar.

Cuando el 10 de agosto de 1979 se posesionó Jaime Roldós Aguilera como presidente de la República el hombre de mayor confianza suya en la provincia de Loja era José Bolívar Castillo, a quien conoció en la campaña electoral y se percató de su dinamismo y acertados criterios político administrativos. Por eso al momento de seleccionar a los nuevos funcionarios de la administración pública, "automáticamente" la Gobernación fue entregada al director provincial de CFP, Dr. Jorge Mora Ortega y la Dirección Ejecutiva de Predesur a Castillo.

 Predesur, el Programa de Desarrollo del Sur, formaba parte de la Subcomisión Ecuatoriano Peruana para el cuidado de las cuencas Catamayo-Chira y Puyango-Tumbes, creada en 1972. Desde el comienzo el director ejecutivo de Predesur era el Ing. Luis Carrera de la Torre, con las oficinas principales en la ciudad de Quito, donde contaba con unos 120 profesionales, entre ellos periodistas, sociólogos, economistas, abogados, ingenieros, muchos de los cuales tenían otros empleos y redondeaban el sueldo en la Dirección Ejecutiva. Eso le daba a Carrera de la Torre un poder envidiable, una oportunidad de gozar de gran influencia en la capital. Los intereses del desarrollo de El Oro, Loja y Zamora Chinchipe se manejaban a control remoto, sin que las autoridades de estas 3 provincias, designadas por las dictaduras, objetaran tal despropósito.

 Lo primero que se propuso José Bolívar Castillo fue traer a Loja la Dirección Ejecutiva de Predesur, lo que significaba la salida de Luis Carrera de la Torre y sus 120 profesionales, que se creían intocables, inamovibles, para lo que contaban además con un reglamento según el cual ningún otro ecuatoriano podía ocupar dicha Dirección Ejecutiva. Tan seguro se sentía Carrera de la Torre que ni por cortesía puso su cargo a disposición del presidente de la República. Sin la decisión firme e inquebrantable de Jaime Roldós  esa descentralización hubiera sido imposible. 

 Para remover al Ing. Carrera fue efectiva la participación del periodista Antonio Jaramillo Peralta, corresponsal del diario El Comercio. Una primera noticia en la que se informaba que el presidente había aprobado el nombramiento de Castillo como nuevo director ejecutivo de Predesur no fue suficiente para que Luis Carrera tuviera la delicadeza de presentar la renuncia; hubo que enviar dos reportajes más para prácticamente sacarlo del cargo, le tocó salir humillado, derrotado por "un chagrita" según su cosmovisión y la de los "técnicos" que le acompañaban.

 El presidente reformó el Reglamento y pudo extender el nombramiento en favor de José Bolívar Castillo, quien inmediatamente emprendió en el cambio de sede de la Dirección Ejecutiva. Consiguió la colaboración del Ejército que facilitó el personal para embalar muebles y archivos, así como los camiones para el transporte de Quito a Loja. Llegado el momento publicamos que la caravana salía por la carretera Panamericana, para avanzar por Pallatanga hacia El Oro y continuar por Santa Rosa, Piñas, Portovelo, Las Chinchas y llegar a Loja. Pero no se hizo así ante la posibilidad de que los orenses interrumpieran el viaje, con el ánimo de que la Dirección Ejecutiva se instalara en Machala. Perspicaz como es el Chato, en medio trayecto  cambió de rumbo, con dirección a Cuenca, para efectuar el último tramo con absoluta seguridad. 

 Al mediodía del 5 de diciembre de 1979 por Radio Nacional del Ecuador anunciamos que la caravana llegaría en dos horas a Loja e invitamos al pueblo a concentrarse en el parque de Santo Domingo, para recibirla. Con un equipo de transmisión me trasladé hasta el barrio Nueva Granada y desde allí fuimos informando en vivo y en directo el grato acontecimiento, que a partir de ese momento contó también con la presencia del gobernador. Los ciudadanos desde sus casas aplaudían conforme iba pasando la caravana, que encontró una multitud reunida  frente al edificio del Banco de Loja, porque allí se instalaría la Dirección Ejecutiva. 

 La parte alta que tiene el edificio sirvió de tribuna, desde donde se dirigieron al pueblo, con vibrantes intervenciones, la reina de Loja, Lolita Ojeda, el gobernador Jorge Mora Ortega y José Bolívar Castillo. Por primera vez las élites políticas tradicionales brillaban por su ausencia en un hecho de gran trascendencia para los lojanos. Por supuesto los discursos estuvieron llenos de condenas a los que habían manejado antes la provincia y de exaltaciones a los cambios que se avecinaban.  Tan sonado éxito fue el principio del fin de los partidos Conservador y Liberal en la provincia de Loja y le abrió las puertas al Chato para tener un intenso protagonismo en los años siguientes. (I)

 -El gobernador, Dr. Jorge Mora Ortega (de frente) recibió con abrazo a José Bolívar Castillo, a la llegada de Predesur a Loja.

Inicia sesión para enviar comentarios