Imprimir esta página

Emprendedores le apuestan a la alimentación saludable

Publicado en Ciudad Escrito por  Septiembre 03 2018 tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente
Valora este artículo
(0 votos)

Transformar la quinua en un apetecido cereal dulce y cultivar verduras sin utilizar tierra, son  emprendimientos de dos lojanos visionarios quienes le apostaron por nuevas formas de producir alimentos saludables.

Natalia Valdivieso es quien impulsó Quichoc, un cereal de quinua inflada con chispas de chocolate. La idea nació cuando buscaba un alimento saludable para ofrecer a sus tres hijos, algo sin tanta azúcar para evitar que los ponga hiperactivos ni tampoco que tenga colorantes para que no generen alergias. El resultado lo obtuvo en este supercereal, como le llama, que ha sido cultivado y utilizado desde las civilizaciones prehispánicas en la zona andina.

Emprendió sola. Obtuvo un pequeño crédito y dio vida a su innovadora idea convencida que nunca se debe dejar de aprender y de crecer. Comentó que al inicio producía fundas pequeñas de 20 y 25 gramos para que la gente pruebe y así medir su respuesta. La acogida fue positiva y por eso ahora tiene presentaciones de 50, 100 y 200 gramos. Está en marcha una presentación mucho más grande para que a las mamitas que alimentan sanamente a sus hijos, les dure toda la semana, comentó.

La materia prima viene de la región centro norte, aunque probará una producción de quinua que está por salir en Saraguro.

En su stand ubicado en la nave de emprendimientos de la Feria de Loja, expone al público el cereal y vende con el apoyo de sus hijos.

Cultivos hidropónicos

Metros más adelante llama la atención un stand con lechugas en plena etapa de cultivo colocadas en pequeños agujeros en una estructura de tubos PVC por donde circula agua. Es Verdufitness, el novedoso emprendimiento que no necesita tierra para cultivar.

Cristian Rodríguez, uno de los impulsores del proyecto, explicó que son pioneros en Loja en cultivos hidropónicos, los cuales se caracterizan por el uso del agua con los nutrientes necesarios para que las plantas puedan desarrollarse. Un sistema de tubos conectados con un estanque y una bomba, hacen que el agua circule.

“Al no estar en contacto con la tierra, están libres de insectos, parásitos, amebas, por lo tanto no se necesita de pesticidas y fungicidas” explicó.

A las dos semanas las plantas son trasplantadas y a los 45 días son cosechadas, empacadas y distribuidas a supermercados y restaurantes en Loja y Cuenca. En Loja les han abierto las puertas Zerimar, Puerta del Sol, Yerovi, Mercamax y varios restaurantes y en Cuenca la red Coral.

“Estamos con una producción semanal de 1400 plantas” dijo. Por la demanda que han tenido, están en análisis para aumentar la producción semanal. El invernadero está en Malacatos.

Generación de empleo

Estos emprendimientos no solo promueven la economía familiar sino que abren las puertas a más personas para que trabajen. En el caso de Verdufitness, dos personas trabajan de planta en el invernadero y otras cuatro se suman en cosecha y empaque, además de la familia y los propios emprendedores.

A futuro

Ambos emprendimientos buscan ganar mayor espacio en el mercado. En el caso de Quichoc, la idea es llegar a los bares de las escuelas y colegios como una alternativa para la alimentación diaria. Ahora están en espacios como los supermercados Raquelita y Galtor, además de ecotiendas y el bar de La Salle. La semana pasada han firmado un convenio con la red de farmacias Cuxibamba para la venta del producto. También están en Toldas y Gente.

Por su lado, el método hidropónico para cultivo se extenderá también para otros productos, así lo explicó Rodríguez. Por ahora están en pruebas para, entre otros, cultivar frutilla y tomate. (I).

__

Natalia Valdivieso, emprendedora de Quichoc.

Cultivo de lechuga con el método hidropónico.

 

 

Inicia sesión para enviar comentarios