Imprimir esta página
Los tricolores retomaron los entrenamientos de cara al partido de mañana contra Bolivia. Los tricolores retomaron los entrenamientos de cara al partido de mañana contra Bolivia.

El triunfo sobre Argentina fue una revancha especial para Ecuador

Escrito por  Octubre 12 2015 tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente
Valora este artículo
(0 votos)

El equipo retornó a Quito y ahora planifica el duelo contra Bolivia. Antonio Valencia volvió a brillar a gran nivel, pero debe conseguir regularidad.


Ganar y siempre mejorar es la filosofía del cuerpo técnico de la Selección Ecuatoriana de Fútbol que encabeza el estratega argentino-boliviano Gustavo Quinteros. “Que celebren, porque Ecuador va a entregar todo para conseguir más cosas”, dijo Luis Suárez, asistente técnico de Quinteros, tras el triunfo 2-0 de la Tricolor sobre la Albiceleste.

Triunfo motivador
Triunfar por primera vez en Buenos Aires en un torneo oficial, gracias a un buen funcionamiento en todas las líneas, le da a Ecuador la tranquilidad de subir el primer peldaño en su afán de clasificar por cuarta vez a un mundial absoluto: el de Rusia 2018. Pero, asimismo, sube el peso de su responsabilidad, ya que, por simple deducción, si fue capaz de derrotar a la Selección número 1 en el ranking de la FIFA, no se puede esperar menos ante el resto de combinados sudamericanos.
“La propuesta va a estar siempre con Ecuador, como en este triunfo, va a ser difícil Bolivia también, pero la propuesta va a estar siempre, bien o mal”, reflexionó Suárez, de cara al cotejo de mañana ante Bolivia, en el estadio Atahualpa de Quito, correspondiente a la segunda fecha del certamen clasificatorio.

Optimizar rendimiento
Suárez enfatizó que, si bien la victoria es importante, es necesario optimizar el rendimiento del elenco, para lo cual hay que corregir los errores. Remarcó que el poco tiempo para trabajar es un enemigo a vencer, porque luego de un partido siempre se pierde un día en la recuperación de los jugadores titulares. 
Entre los aspectos a corregir consta la reducción de la cantidad de faltas cometidas. En el lance contra el conjunto ‘Gaucho’, a Ecuador le sancionaron 18 faltas, ocho más de las que cometió su adversario. De esas 18 infracciones, siete fueron responsabilidad del volante de contención Pedro Quiñónez, quien actuó al filo del reglamento.
Igual, la ‘Tri’ cayó cuatro veces en fuera de juego, dos más que Argentina, siendo el delantero Miler Bolaños el más reincidente, al ocasionar tres levantadas de banderola. 

Fortalezas
En cuanto a las fortalezas, Ecuador tuvo menos tiempo la pelota, pero la administró mejor, concretando dos goles en los siete ataques que generó. Argentina llegó 11 veces, pero no vulneró el arco del guardameta Alexander Domínguez.
En el accionar individual, Antonio Valencia se convirtió en la figura del plantel patrio y del cotejo. No disparó al arco, pero facilitó la transición recuperación-ataque, clave principal de la estrategia planteada por el timonel Quinteros. Además, fue autor de la asistencia para el segundo tanto, pasándole la pelota al artillero Felipe Caicedo tras una veloz arremetida.
El ‘Toño’, quien retornó a un encuentro oficial luego de cumplir la suspensión que por expulsión sufrió frente a Francia el 25 de junio de 2014, en el cierre del grupo E del Mundial que se celebró en Brasil, se reencontró con su juego de vértigo y se tomó la revancha de las últimas presentaciones con la ‘Tri’ y, más aún, de su irregularidad en el Manchester United, donde un sector de la hinchada pide su salida.

El mejor partido
José Voltaire Villafuerte, quien reclutó a Valencia a los 14 años para vincularlo a la Selección sub-16 de Sucumbíos y un año más tarde lo llevó a El Nacional para que le diera la oportunidad de formarse como futbolista profesional, citó que el del pasado jueves contra Argentina es el mejor partido del amazónico desde hace varios años, y el desquite del bajo nivel que mostró en la Copa del Mundo de 2014.
“Creo que Antonio sintió de nuevo la fibra de calidad que lo condujo a Europa. Solo en él está la decisión de rendir con excelencia en su club y en la selección”. Añadió que, en general, el duelo contra los ‘gauchos’ es un aliciente para todos los seleccionados, muchos de ellos cuestionados por la opaca exhibición en la Copa América, hace cuatro meses, donde quedaron eliminados en la primera fase.
“Con Argentina, cada elemento se mostró como un líder en su puesto, con más aciertos que errores y con gran sentido de solidaridad mutua. Hicieron un partido maravilloso y sacaron adelante un resultado histórico”. Mañana, frente a Bolivia, se espera ver a un Ecuador de propuesta vistosa y contundente, dispuesto a alegrar a su público. (El Telégrafo).

Inicia sesión para enviar comentarios