06 / 04 / 2020

Archivo Loja, Ecuador

Bienvenida reina portentosa

Valora este artículo
(0 votos)

 

La brisa cual céfiro, cargada de efluvios, con ósculos y auras besa el planeta con sutileza, en la luz mortecina matinal; día de luces, de fiesta y bonanza, arpegios celestiales y trompetas angelicales; las nubes, veloces viajeras, vivificantes velo de las lejanas dimensiones de la inmensurable eternidad y arcanos profundos, hoy se han cubierto con su traje de luces y gala, de amapolas, lirios y gardenias, de violetas y jazmines, para exhalar sus exóticos perfumes y brindar sus iridiscentes colores; los oasis terrenales silentes se inclinan rindiendo pleitesía y loor con elogios y alabanzas, y laudable veneración a la reina de reinas, a la soberana madre del Creador, a nuestra sagrada Virgen del Cisne.

La Virgen del Cisne, patrona soberana de nuestra provincia y vigía portentosa de nuestro destino, que son augurios de felicidad, rodeada  de sus feligreses, en la peregrinación más solemne de cuantas latitudes, retorna gloriosa a nuestra ciudad, con augurios de amor y fe, con sinfonías de música celestial y elevación de plegarias, tribulaciones y súplicas, coreadas por una muchedumbre inimaginable, fieles que de diferentes latitudes se dan cita con circunspecto ánimo y devoción, para ensalzar enternecidos la gloria del creador y de su amantísima madre soberana.

Los senderos tapizados con aterciopeladas alfombras del verde esperanza y adornados con ópalos de fuego, de irradiantes luces carmesí, dan paso a los presurosos peregrinos, que con mirada perspicaz, abyecto ánimo, laudables alabanzas y fe entrañable acompañan a la “Churonita”, viajera incansable de sandalias caminantes, de capa celestial y corona, milagrosa que arriba triunfante a nuestra ciudad, en donde con los espíritus en elevación, los corazones ardorosos, y  las alabanzas se brindan con fervor y fe entrañable.

A partir de este prodigioso acontecimiento, Loja y su provincia se viste de gala, de regocijo y felicidad, porque prima una paz vivificante y enternecedora, con fervientes augurios de redención y fraterno amor; ¡Oh reina soberana!, imprime en nuestros corazones el bien, y otórganos la luz de tu sabiduría, para que nuestras conciencias obren con sensatez, caridad y humanismo, y vislumbra tu piedad en nuestras existencias, para cumplir fielmente con los designios del creador.(O).

Inicia sesión para enviar comentarios
La escuela y la cuarentena sanitaria
El Ministerio de Educación, luego de las recientes medidas tomadas por el Comité de Operaciones de Emergencia Nacional-COE, y debido…
Huida
Así como la noche va formando tus olvidos te recuestas en el filo de lo inmenso y material.
Escrito por
El eucalipto no frena el contagio de coronavirus
En los últimos días ha empezado a circular información de que el eucalipto frenaría el contagio del covid-19 por lo…
Reflexiones sin fronteras
Desde la única fortaleza que por hoy tenemos todos los seres humanos, nuestro hogar, como trinchera y reducto, para defendernos…
Para reflexionar
El éxito, el dinero, la fama, el poder, los títulos no son el combustible que se requiere para el viaje…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Abril 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Edición digital