21 / 02 / 2020

Archivo Loja, Ecuador

“Una muñeca rusa”

Publicado en Loja Escrito por  Diciembre 24 2019 tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente
Valora este artículo
(0 votos)

 

Estamos frente a otra novela de Adolfo Bioy Casares, narrada con dominio y maestría, con ese arte de contar historias sencillas, propias de la pequeña odisea cotidiana del ser humano, que, no obstante, sin que el lector perciba exactamente cuándo ni cómo, lo precipita en una atmósfera de inaprensible extrañeza o enajenación. Aquí es lo grotesco lo que vuelca insidiosamente la realidad; también la amarga ironía de las contradicciones entre el arte y la política es la que nos compromete en una reflexión turbadora. De la risa incontenible al desasosiego, Bioy Casares nos conduce hacia ese asombroso lugar fronterizo entre lo real y lo fantástico en el que la ficción, todopoderosa, nos envuelve completamente.

El personaje central es Nadia, una treintañera pelirroja, fumadora y políticamente defectuosa, se ve atrapada en la noche de celebración de sus 36 años. En esta velada sufre un duro contratiempo: su propia defunción... pero al morir, la joven vuelve al punto de arranque de la noche. Así le sucede una y otra vez, a pesar de que cambia sus decisiones por otras cada vez que perece. Sin embargo, nunca consigue escapar del bucle. Ella vive apresada en el mismo día, perdiendo su vida día a día por más que haga lo que haga está inmersa en una rueda que no deja de girar, aunque la evolución del personaje principal durante su trama, es incesante, lo que supone uno de los puntos más interesantes de la ficción.

La novela ha sido llevada al cine y está mostrada en ocho episodios de 25 minutos. “Una muñeca rusa” nos sorprende con una propuesta que combina elementos de comedia, drama, thriller, terror y ciencia ficción; todos en su justa medida y añadiéndolos poco a poco al cóctel. Como con una matrioska, vamos quitando capas hasta llegar al corazón de la historia, del conflicto de los personajes, y al sacar la última, queremos volver a armarla (verla) otra vez.

Como filme no es otra cosa que un viaje de autodescubrimiento; de ensayo y error, donde dialoga de forma curiosa con el Bandersnatch de Black Mirror, porque le permite a los personajes revisitar una misma noche tomando diferentes decisiones, para ver si así pueden cambiar su destino.(O)

Inicia sesión para enviar comentarios
Gestionando por decretos...
Cuando era un joven estudiante de Liceo, solían contarnos una historia que se titulaba ‘Mensaje a García’. En líneas generales,…
¿Qué pasó con el Plan Binacional y los Fondos de la Paz?
1998 fue un año histórico para Ecuador y Perú por ser el inicio de un proceso de diálogo que permitió…
Colección de relatos nuestras propias historias
En un país que casi no lee sino solo para estudiar, es decir, para cumplir con una tarea escolar y…
El Bicentenario
Por decisión del Alcalde de entonces , Dr. Rubén Ortega Of. N.343-AML de 29 Sep.1970, me tocó Coordinar las Festividades…
Deepak Chopra y la transformación espiritual
Camina lento, no te apures, porque a donde tienes que llegar, es a ti mismo (Ortega y Gacet).

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Febrero 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29  

Edición digital