Imprimir esta página

La libra de fritada

Valora este artículo
(0 votos)

Lo que gano no me alcanza,
es patada en la barriga
aunque diga lo que diga
no me llega la bonanza.
Para colmo la balanza
con que pesan las tenderas
es tramposa y usurera
y nos roba en plena cara
mientras sube y se dispara
la canasta volandera

No hay derecho para el alza
les repito mis señores
que nos causan mil dolores
con su lista medio falsa.
El control es una farsa
si constato pero a diario
que hay algunos dinosaurios
que le suben a su antojo
y nos ponen en remojo
con su método bestiario

 
Si me voy a Malacatos
a comer un buen sancocho
sin chistar me hacen el ocho
tres o cuatro pelagatos.
Y si quiero un  rico plato
de fritada medio dura
los insignes caraduras
cobran once, nueve o diez
dolaritos a la vez
con omnímoda soltura

 
Quién controla, incompetentes,
el valor de la fritada
que la venden solapada
so pretexto de ingredientes.
El abuso es evidente
y no admite dicha alza
con balanza medio falsa
sin yuquita peor maduro
pero lambis ...yo les juro
que se acaba su bonanza

 

Un señor probó clarito
que nos roban y de frente
sin que exista un intendente
que detenga ese apetito.
Seis o cinco dolaritos
es el precio ciudadanos
... no nos metan más la mano
a sus anchas hambreadores
de Landangui y más sectores
fritangueros bien lojanos. (O).

Inicia sesión para enviar comentarios