Imprimir esta página

¡Arriba nuestra música nacional!

Valora este artículo
(0 votos)

Venga el ritmo de bachata

y también el de merengue,

el segundo es puro dengue

y el primero es mucha lata.

La alegría se desata

en los guambras quinceañeros

y en otritos noveleros

que han pensado que no hay más

que la música fugaz

de estos tonos nuevaoleros

 

 

No se queda el "reguetón"

y su letra cojudezca

que aunque raro nos parezca

viene y va sin ton ni son.

Y la bailan por montón

en cumpleaños, matrimonios,

en la cárcel, manicomios

a lo tonto y destemplado

mientras quedan condenados

nuestros tonos al demonio

 

Letras huecas y vanales

se confunden con los gritos

que se van al infinito

sin que entiendan los mortales.

En las radios principales

a rabiar se las transmite

y al pasito me derrite

sin tener otra elección

que escuchar sin emoción

...sin poder hacerme el quite

 

Qué ha quedado del pasillo

les pregunto, pero en serio,

o es que acaso el cementerio

terminó con Jaramillo?

Es preciso darle brillo

al albazo, al pasacalle,

sanjuanito, hasta que acalle

los lamentos importados

que saturan los mercados

y nos deja en plena calle

 

Pareciera que vergüenza

sienten muchos compatriotas

de la música y sus notas

que placeres nos dispensa.

Le aseguro que es ofensa

nuestra música olvidar

...sacras notas que a llorar

nos han puesto alguna vez

mucho más en la vejez

que se acerca a todo dar. (O).

Lo último de Efrén Sarango Palacios

Inicia sesión para enviar comentarios