25 / 09 / 2018

Archivo Loja, Ecuador

Las figuras de la legalidad y la ajenidad en el deporte

Valora este artículo
(0 votos)

Los constantes cambios que ha sufrido la normativa deportiva estatal, fortalecida con la creación de su propio ministerio, provocó radicales cambios en la estructura del deporte a todo nivel, poniendo lógico cuidado en los organismos que administran recursos del Estado, algo que, sin duda, revolucionó la gestión de quienes ahora dirigen dichas instituciones, actualmente con gente que ejerce un mayor control técnico y administrativo que permite un adecuado conocimiento de lo invertido.


Eso refiriéndonos a los organismos cantonales, provinciales y nacionales. Pero qué sucede a nivel de clubes ahora con algunas denominaciones según sus objetivos?

Es bastante común en las capitales de provincia la presencia de las llamadas academias o escuelas deportivas, algunas con muchos años de actividad, donde las figuras de la legalidad y la ajenidad son base de su funcionamiento, puesto que, por un lado, no existe norma que prohíba su accionar como tampoco disposición que las regule. 

De otro lado, quienes las dirigen vienen a ser un todo dentro de ellas, ya que son administrador, entrenador, presidente, representante, etc., lo que configura la ajenidad, puesto que vendría a ser un negocio donde su titular realiza un trabajo por cuenta propia, todo lo cual viene a crear un enredo jurídico, claro está, si esto estuviese de alguna manera legislado.

Ventajosamente, para muchas de estas academias, escuelas o como puedan denominarse, existen formas de legalizar tal actividad y es, justamente, mediante el membrete de los clubes deportivos especializados, mediante muchas de las cuales funcionan sin ningún impedimento, aunque quienes consten como miembros de su Directorio y socios no hayan visto jamás los estatutos que ayudaron a conseguir.

Lo lamentable del asunto es cuando esta labor que en sus orígenes pudo haber tenido intenciones meramente deportivas, se transforma en un negocio muy lucrativo, gracias a los generosos y ansiosos padres que cancelan los montos que sean necesarios con tal de ver a sus hijos en un campo de juego, práctica que en Quito y Guayaquil ha llegado a los puntos más altos en razón de una economía más holgada.

En todo caso, ante la falta de espacio y personal necesario para atender gratuitamente a la gran cantidad de niños y jóvenes por parte de los organismos públicos, es aplaudible la labor que realizan estos organismos, donde la ajenidad de sus instructores – propietarios tampoco es discutida por nadie, ya que mientras los chicos tengan donde practicar poco interesa la normativa.  

Inicia sesión para enviar comentarios
Jorupe mágico
¿Por qué los pájaros escogieron a Jorupe? Posiblemente porque es lo más parecido al paraíso, aquel lugar que parece salir…
Un sínodo que se pretende ignorar
La Santa Sede ha dado a conocer el tema del Sínodo especial de los obispos sobre la Amazonía que se…
¡Los choferes no son asesinos!
A todos nos estremece conocer la cantidad de heridos y fallecidos en cada uno de los accidentes de tránsito, que…
Escrito por
¿Corruptos? Todos.
Los andares de los políticos del Ecuador, que casi nunca son por el camino correcto, han hecho que se vuelva…
Escrito por
“Diezmos” escándalo político
Un escándalo político es un escándalo en el cual un político o grupo de políticos son acusados de realizar prácticas…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Septiembre 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Edición digital