02 / 04 / 2020

Archivo Loja, Ecuador

Que nadie nos robe la vida

Valora este artículo
(0 votos)

Me opongo a dejarme robar la vida. Ella es mi sueño, mi esperanza, mi razón de ser, la comprensión de lo que soy, la autenticidad misma de un caminante con deseos de abrazar horizontes armónicos.

Es una lástima, por tanto, que en todo el mundo proliferen los mercaderes de espíritus. Reivindico la poesía como aliento ante tantos acosos y ahogos existenciales. Todo se condensa en el verso y la palabra, adquiere sentido e imprime orientación. Es lo que pienso, porque uno reflexiona sobre sí mismo, y sobre la realidad que lo circunda.

    Sinceramente creo que la situación es la que es y que es la única verdad. No son estadísticas, son corazones andantes. Multitud de víctimas son engañadas y sometidas a sumisión con la falsa promesa de un trabajo decente. Un montón de niños y de jóvenes se les impide recibir una educación y se les frustra de un porvenir que les pertenece. No hay familia, escuela, organización, ejército, gobierno, que esté libre del problema de la explotación y el abuso sexual. Las redes delictivas castigan fuerte y se aprovechan de los estados de derecho débiles y de la falta de cooperación internacional. La humanidad, en su conjunto, ante estos desventurados hechos que crecen en cualquier esquina del planeta, debería tomar conciencia de actuar de común acuerdo en nombre de la justicia y de la dignidad para todos.

    Para desgracia nuestra todo lo estamos disgregando, con el creciente peligro que representa un individualismo delirante que desvirtúa los vínculos familiares, las estructuras sociales en su vida afectiva y familiar, la falta de colaboración de unos para con otros. No ver más allá de nuestros propios intereses es también una manera de fenecer. Necesitamos poner, naturalmente, más vida en nuestras vidas, más coraje, más nervio a la hora de alegrarse con los demás, de conciliar posturas, de reconciliar lenguajes. El dominante egoísmo nos impide compartir nada, cuando en realidad vivir es donarse, comprender, entender y atender a quien nos pide ayuda. Qué lejos ha quedado para algunos moradores aquello de la buena vecindad, en la que todos nos socorríamos mutuamente en las pequeñas cosas cotidianas. (O).

Inicia sesión para enviar comentarios
Escrito por
Protegiendo la salud mental durante una pandemia
Thais Marca A medida que la pandemia de covid-19 continúa extendiéndose, la población mundial se enfrenta a una disrupción social…
Lo mejor de ir es volver
”Hay un día en la vida en que debes decidir si deseas tener la razón o la tranquilidad” (A. Espinosa,…
Vacuidad de las formas
Soledad en desbandada por los riscos matinales, se hace carne devorada por las formas infernales.
Escrito por
Mi querida Madre tierra
Detsy Rodríguez Estoy contenta por ella. Al fin descansó del depredador más grande que tiene: “el hombre”. Sólo Dios con…
Escrito por
¡¡Defender la deuda o… defender la vida!!
El Gobierno de Moreno ha pretendido convencernos de que abonando <<cumplidamente>> los “papeles global”, que son parte de la deuda…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Abril 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Edición digital