15 / 11 / 2018

Archivo Loja, Ecuador

El cacareo del partido único

Valora este artículo
(0 votos)

Una verdadera novatada fue la que cometió el nuevo presidente de la Comisión Episcopal Ecuatoriana, al decir que Rafael Correa deja un sabor amargo en la boca por el partido único.

Lo dijo cuándo acabábamos de pasar un proceso electoral en el que participaron más de una docena de organizaciones partidarias de alcance nacional y un centenar de organizaciones regionales o provinciales.

No hay ninguna disposición legal que imponga el partido único en la vida política del Ecuador, por lo que legalmente encontramos existiendo y funcionando quizá un excesivo número de organizaciones partidarias, lo que motiva muchos comentarios de que en Ecuador hay demasiados partidos y que se debe reducir su número. No hay fundamento para hablar de un totalitarismo.

Si la realidad no da para que se amargue el obispo de Esmeraldas, entonces ¿qué es lo que realmente molesta al prelado?  Tenemos que suponer que son los varios y abrumadores éxitos electorales de Alianza PAIS. Pero eso no habla mal de Rafael Correa, sino, al contrario, es uno de sus destacados, importantes y positivos logros, que han beneficiado al Ecuador al gozar de sólida estabilidad política.

Y tampoco se puede acusar a Alianza PAIS de sectarismo, pues nació como la unión de decenas de organizaciones populares que tenían como meta construir el socialismo del siglo XXI. Tácticamente AP buscó ser incluyente, no obstante hay organizaciones y ciudadanos que se retiraron, se alejaron y hasta emprendieron en actividades oposicionistas, por su propia voluntad y no como consecuencia de una intención de excluirlos.

El MPD, varios dirigentes de la CONAIE, Ramiro González y otros se fueron porque así lo quisieron, así estimaron que era conveniente para sus intereses, propósitos y aspiraciones.

Para Monseñor Arellano parece que lo correcto sería que AP cediera, regalara, espacios, introdujera en la administración pública a elementos que hicieran lo contrario de lo que la mayoría decidió en las urnas. Mons. Arellano pretende que AP opere contra natura. Todo partido político se organiza para conquistar el poder, la mayor cuota de poder, como a su manera lo han venido haciendo todos los partidos existentes en el Ecuador. Pero para gratificar el paladar de Mons. Arellano AP tendría que renunciar a ser mayoría. Quizá no vuelva a abrir la boca tan desafortunadamente.  (O).

Inicia sesión para enviar comentarios
Aprendiendo a leer y a escribir
Muchos de nosotros conocemos la relación especial que existe entre un lector y el libro, o entre una persona común…
Loja: trayectoria y demandas
Loja hace gala de su historia porque tiene una trayectoria construida con esfuerzo propio. Aquí están sus hombres con la…
La eterna pugna de la religión y la ciencia
La eterna pugna de entre la religión y la ciencia se agudizó cuando se da inicio a los experimentos científicos…
Lecturas viajeras
Permítanme, amables lectores, que en esta ocasión haga alusión a uno de mis últimos libros publicado dentro del campo de…
Maíz maduro y graneros en la historia
Desde tiempos inmemoriales el maíz es parte de la vida. En la provincia de Loja el grano de maíz es…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Noviembre 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

Edición digital