24 / 01 / 2019

Archivo Loja, Ecuador

La mala memoria de Fabián Corral B.

Valora este artículo
(0 votos)

Ayer habríamos tenido patria y hoy tendríamos una pesadilla, es la percepción que tiene Fabián Corral B., según lo dice en su columna del diario El Comercio, del 12 de junio anterior, titulada “Los buenos recuerdos”. La memoria selectiva de Corral le ha permitido recordar lo bien que pasó en su infancia y juventud, pero olvidando lo que vivió la mayoría de los ecuatorianos.


“Aquel pantano de incertidumbres y de miedos es la negación de lo que antes se llamaba 'patria'; la patria de la escuela, la del himno cantado en las mañanas del lunes, la que se decía en las sobremesas...”. “Porque esa patria, ya perdida...”. “Ese país estaba lleno de buenos recuerdos”. “...era lo que compartíamos sin necesidad de doctrinas”. “...son, buenos recuerdos, que pese a todo sobreviven, la casa de la provincia, el patio de los abuelos, las vacaciones y los mínimos viajes al cantón cercano. Fueron buenos recuerdos el colegio y la universidad, el descubrimiento del mundo, el alumbramiento de las ideas, y esa sensación de tener el mundo en las manos,...”.

En los buenos recuerdos de Fabián Corral no está el hecho de que cuando él iba a la universidad, de cada mil que nacían en Ecuador, solo uno llegaba a matricularse en una universidad; de que solamente uno de cada mil niños que entraba a primer grado de escuela llegaba a terminar la universidad.  
Entre sus recuerdos no está el hecho de que cuando él ingresó al primer grado de escuela, de cada mil niños que nacieron en el mismo año que él, 200 ya habían muerto por sus malas condiciones de vida.

En el paraíso que vivió Fabián Corral no se supo que había un déficit de un millón de viviendas, que un millón de familias tenían que soportar las angustias propias del arrendatario, que la mitad de esas familias se “acomodaban” en un solo cuarto que era sala, cocina, comedor y dormitorio; ni se supo que la mayoría de los abuelos no tenía ni casa, peor patio para jugar; no se supo que los niños hijos de inquilinos no debían hacer ruido para no molestar a los dueños de casa.

Lindo recordar las sobremesas, sin tener la más mínima idea de los dos millones de ecuatorianos desnutridos, que se llenaban de mote en el desayuno, en el almuerzo y en la merienda, que se servían en platos de barro, sentados sobre la cama...El calvario de los huasipungueros para Fabián Corral nunca existió. (O).

Inicia sesión para enviar comentarios
San Sebastián
Dice la historia que Sebastián fue un militar romano, que dedicó su oficio a hacer el bien y ayudar a…
El hombre de hoy: ¿un cántaro vacío?
“Lógicas y antilógicas del Siglo XXI” se intitula el libro con el que el ecuatoriano Hernán Yaguana y la mexicana…
Escrito por
“Letras ecuatorianas 4”
Con la finalidad de conocer, debatir y difundir las grandes aportaciones académicas e investigativas realizadas en materia literaria, los días…
Narrativas interactivas
Hace unas semanas, la cadena de streaming de contenido multimedia por Internet, Netflix, estrenó un nuevo episodio de Black Mirror,…
Escrito por
Defendamos el IESS. Alto a la privatización
Es indispensable que los afiliados y jubilados del IESS y la ciudadanía en general nos apersonemos de la suerte que…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Enero 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

Edición digital