12 / 11 / 2018

Archivo Loja, Ecuador

Del patrimonio de Loja

Valora este artículo
(0 votos)

Aunque parezca descabellado, cada uno de nosotros, desde nuestra individualidad y costumbres, aportamos a la historia de nuestra ciudad y país. Muchos se preguntarán cómo es posible, si aparentemente nuestra área de influencia no abarca más de dos metros de distancia en físico y un par de likes y comentarios en lo digital. Pues es completamente posible dado que pertenecemos a una sociedad cuyos cánones parecen bien marcados, estos determinan como nos vestimos, como nos peinamos, incluso qué aplicaciones usamos. Nosotros aportamos a esta al aceptar lo que se nos impone.


De cada época y cambio que en nuestra sociedad ha acontecido quedan vestigios físicos palpables, patrimonio tangible y por otro lado queda lo intangible, aquello que nuestros padres nos cuentan, sus memorias recuerdos y experiencias. Por suerte, en nuestros tiempos, se ha tomado consciencia de la verdadera importancia que posee el preservar estos dos tipos de patrimonio, o eso ocurre en la mayoría de los casos.

La mega trillada frase: saber de dónde vienes para saber hacia dónde vas, no se equivoca. Conocer nuestro pasado nos ayuda a desarrollarnos con bases fuertes. Pero ¿qué sucede cuando esta premisa no es respetada? Pues precisamente lo que ocurre en nuestra ciudad.
Los más grandes ejemplos de patrimonio arquitectónico de Loja se encuentran muy descuidados. Un caso claro es el convento de Santo Domingo, en el cual se evidencia la falta de interés en preservarlo pues sus techos se encuentran al borde del colapso, la imaginería que dentro se guarda tiene el mismo potencial de destrucción.

Si miramos el ejemplo de ciudades vecinas, como es el caso de Cuenca, podremos darnos cuenta de la transformación y recuperación que han dado a su patrimonio: conventos abiertos a un público expectante por conocer la historia de la ciudad, restaurantes en casas antiguas que sin duda brindan un espacio acogedor.

Mientras sigamos creyendo que debemos destruir todo lo del pasado para dar cabida al desarrollo, seguiremos estancados, pues significará que seguiremos despreciando lo nuestro, nuestras raíces en pro de intentar implementar modelos que muy pocas veces llegan a calar en la sociedad. (O).

Inicia sesión para enviar comentarios
La eterna pugna de la religión y la ciencia
La eterna pugna de entre la religión y la ciencia se agudizó cuando se da inicio a los experimentos científicos…
Lecturas viajeras
Permítanme, amables lectores, que en esta ocasión haga alusión a uno de mis últimos libros publicado dentro del campo de…
Maíz maduro y graneros en la historia
Desde tiempos inmemoriales el maíz es parte de la vida. En la provincia de Loja el grano de maíz es…
Apuntes sobre vida y obra de Pablo Palacio
Nacido en Loja en 1906, Pablo Palacio tuvo una infancia difícil al sufrir una caída en la Chorrera de El…
Loja, para los gobernantes
Qué ha significado la provincia de Loja para los gobernantes sería una pregunta a debatir, no obstante, haciendo analogías; y…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Noviembre 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

Edición digital