19 / 08 / 2018

Archivo Loja, Ecuador

La pluma de Bolívar

Valora este artículo
(0 votos)

  La vida, es una senda, un largo vergel, un paraíso en el cual, de una y mil formas… acunamos una manera de vivir; en ese caminar encontraremos la luz que ilumine aquel horizonte donde brille la justicia -como propósito universal- o quizá nos dé la pauta para construir una vida justa y verdadera. La vida también tiene momentos, ciclos, etapas, metas y costumbres que, en algunos casos pueden ser buenos y en otros malos y perversos.


El actual mandatario con motivo del proceso ovejuno, habló de la “abstinencia del poder” como un mal o una debilidad del ser humano que al volverse crónica y social, puede desestabilizar o conspirar con el ser humano o un conglomerado social. Ese pensamiento concuerda con las cuartillas de Simón Bolívar que decía: […] “La continuidad de la autoridad en un mismo individuo frecuentemente ha sido el término de los gobiernos democráticos. Las repetidas elecciones son esenciales en los sistemas populares, porque nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo en un mismo ciudadano el poder. El pueblo se acostumbra a obedecerle y él se acostumbra mandarlo… de donde se origina la usurpación y la tiranía” […]. Nada más aproximado a la realidad que ha vivido el pueblo ecuatoriano.

Los equilibrios siempre serán buenos a la hora de gobernar, si queremos encontrar paz y sosiego en la soledad del poder o como dice el Presidente Moreno: “en la abstinencia del poder”; pues, está –la abstinencia- será más severa en la medida en la que el pensamiento no es libertario sino sojuzgador, o quizá, cuando atesora el poder como parte de su desenfrenos, de los miedos, los temores o de las propias limitaciones, solo ahí podemos entender que la vanidad superó la razón, inclusive la ética y la moral.

Dice el Libertador algo muy ajustado a nuestra realidad: […] “Por el engaño se nos ha dominado más que por la fuerza; y por el vicio se nos ha degradado más bien que por la superstición. La esclavitud es hija de las tinieblas; un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción” […]. En el contexto añadiría que es verdad que la democracia es sinónimo de libertad y que esta nace de un pensamiento libre; no obstante, para alcanzar todo esto, es necesario que ese pensamiento sea educado, formado, informado y no desorientado; precisamente, eso ha construido la clase política partidista: un pensamiento desvalorizado, carente de crítica, autocrítica y formación política; pues a la hora de arrebatarle el poder a través del voto... el camino ya fue allanado y solo queda el mejor reparto del pastel.

Volvamos a mirar nuestro destino en el pensamiento de Bolívar, busquemos en su sabiduría ese camino que nos dé luz para alcanzar el progreso, la paz y la libertad de todos en este bello vergel del Zamora; para que esto suceda les deseamos: …buen viento … y buena mar.(O).

Inicia sesión para enviar comentarios
Escrito por
Al caminante y al peregrino
La rutina se interrumpe cuando llega la tragedia, el tradicional movimiento de la parroquia El Cisne cambió radicalmente, el ir…
La literatura como reflexión de la historia
Existen numerosas posiciones respecto de la función que cumple el arte en la vida cotidiana de la gente y en…
Escrito por
¡Las vacaciones!
Si hay algo que verdaderamente alegra el espíritu de la ju­ventud estudiosa, son las etapas vacacionales establecidas por el Ministerio…
Los quipus de la historia andina
Antes que la región andina sea colonizada e incluso antes que nazca para los occidentales el nuevo continente, la civilización…
Pensar antes de hablar: los tres tamices de Sócrates
La historia de la filosofía registra que en la antigua Grecia, Sócrates tenía una gran reputación de sabiduría. Un día…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Agosto 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Edición digital