25 / 05 / 2018

Archivo Loja, Ecuador

La contemplación del conocimiento

Valora este artículo
(0 votos)

 

Si no hay una acción reflexiva a partir de lo que se comprende cuando se lee un texto determinado, muy difícilmente se podrá, luego, llevar a cabo una transferencia del conocimiento o una acción específica a un hecho concreto de la realidad exterior. Por supuesto que la acción reflexiva solo es posible cuando el lector se apropia de lo que lee, es decir, cuando le agrada lo que lee, cuando sintoniza con los contenidos o, más concretamente, cuando llega a la contemplación del conocimiento, a esa especie de interiorización que lo ilumina en lo más profundo de su contextura humana.

En la educación escolarizada y universitaria se aspira a que el lector pueda, desde la acción reflexiva, llegar a la comprensión transferencial  como producto de las operaciones cognitivas que debe llevar a cabo, de manera que no lea como estudiante, sino como persona atenta, dispuesta a extraer lo mejor de ese conocimiento, con la plena convicción de que, al cumplir con una tarea, está cumpliendo con un hecho de vida muy especial, de mucha trascendencia para ese estudiante o profesor que al leer sabe que está en juego su condición personal porque tiene la “posibilidad de transformar sus conocimientos de acuerdo con el contexto que debe enfrentar” (Pérez, 2016, p. 16) desde una reflexión muy particular para que pueda transferir ese conocimiento con el beneplácito que implica llevar a cabo una tarea de lectura en la que la ilusión, unos ideales y unas metas de vida están por delante de esa acción lectora.

Leer así implica poner por delante mi condición más plenamente humana, al menos desde una actitud axiológica y filosófica para trabajar pensando en que de por medio hay unos objetivos que le dan sentido a mis proyectos de vida, no solo porque es posible “saber” sino “poder”, es decir un poder mental que me lleva a reflexionar permanentemente en esa circunstancia lectora que se ofrece para potenciar, en primer lugar, mi capacidad de observación interior, que es la que me lleva a la contemplación del conocimiento y, en segunda instancia, para “poder” lograr la transferencia de esa realidad interior, en un hecho concreto, contemplado desde mi yo subjetivo que es el que me potencia para la acción de una actividad creativa, reactiva, crítica y propositiva en hechos singulares que ya no solo son válidos para cumplir con una tarea educativa, sino con una tarea humana, altamente calificada, dado que actúa el “poder” de decisión para responder con efectividad, profesionalismo y, lo más importante, desde unas condiciones axiológicas que, como lector y actor de la vida las escojo desde mi más absoluta libertad para proyectarme en calidad de ciudadano actuante, pensante y calificado para responder a la demanda de los demás ciudadanos que siempre esperan lo más granado y excelso de mi yo humano, bien al “tomar decisiones, diseñar proyectos o hacer investigaciones” (Pérez, 2016, p. 30) e indagaciones desde mi campo profesional u ocupacional.

Poner todo el corazón, la razón y el empeño personal para leer con toda nuestra voluntad, es tener una apertura para la contemplación del conocimiento; de lo contrario, tal como sucede en la escolaridad, “si los alumnos estudian solo porque quieren sacar buenas notas o ser los mejores de la clase, no les irá tan bien como si estudiasen porque tienen interés” (Bain, 2007, p. 45). Por eso es necesaria esta contemplación, este interés que nace cuando el lector llega a “determinar cómo el conocimiento afecta no solo su entorno o contexto, [sino] cómo afecta al contexto de los demás” (Pérez, 2016, p. 28) y, sobre todo, cuando aprende a darse cuenta de que “el aprendizaje no solo afecta a lo que sabemos, sino que puede transformar la manera en que entendemos la naturaleza del saber” (Bain, p.53). Así, la lectura será mucho más gratificante porque habrá adquirido el valor simbólico que ella representa ya no para dar un examen sino para crear vida propia.(O).

 

 

Inicia sesión para enviar comentarios
Escrito por
Los protagonistas de las próximas elecciones seccionales
Son 14 precandidatos a la Alcaldía de Loja, 6 para la Prefectura y 14 alcaldes que buscan la reelección marcha…
“Botella al Mar”: Hablando de meritocracia
Es real que la meritocracia no se ha implementado en el país, más allá de que el anterior Gobierno y…
Escrito por
¿Qué debe hacer Loja para que se le escuche?
2017 y 2018 han transcurrido sin que el gobierno haya por lo menos anunciado alguna obra de envergadura para la…
La contemplación del conocimiento
Si no hay una acción reflexiva a partir de lo que se comprende cuando se lee un texto determinado, muy…
Botella al mar: Ordenanza mostrenca
El Cabildo se apresta una vez más a suscribir una Ordenanza que no guarda relación con la justicia y el…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Octubre 2016 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Edición digital