19 / 09 / 2018

Archivo Loja, Ecuador

¡Las vacaciones!

Valora este artículo
(0 votos)

Si hay algo que verdaderamente alegra el espíritu de la ju­ventud estudiosa, son las etapas vacacionales establecidas por el Ministerio de Educación, mediante las cuales, los estudiantes tie­nen la oportunidad de descargar tensiones con el cambio de activi­dades; emprender paseos campestres o de otra índole de carácter turístico, pero también y sobretodo, es la oportunidad para utilizar el tiempo disponible y compartir los trabajos del hogar y otras actividades productivas y, así percatarse de cuanto esfuerzo, sa­crificio y privaciones tienen que realizar, día a día, los progenitores para proveer de alimentos, vestuario, educación y cuidados de la salud que permita mantener en forma el desarrollo físico, mental e intelectual de los hijos cuya aspiración paterna en la confian­za de que con el tiempo lleguen a ser dignos integrantes de los nuevos ciudadanos de la patria, con méritos suficientes para, en forma responsable, puedan asumir la gran tarea de continuar sen­tando bases para la construcción de una sociedad más equitativa y dignificante, acorde con los requerimientos de paz y armonía en­tre seres racionales.

Hay que reconocer que el actual comportamiento humano de la sociedad moderna está perdiendo el contexto de los buenos mo­dales que imponen las normas de cultura y empezando a transitar por los sinuosos caminos del retroceso hacia las épocas del os­curantismo cavernario en donde se extinguen los valores y el res­peto a la vida y solo impera la fuerza salvaje, el odio y el cri­men que envilecen a las personas. De allí la importancia de la educación que debe ser debidamente asimilada por la juventud puesto que el aula es el laboratorio en donde se fragua la solidez de la personalidad y el conocimiento que, complementado con la si­embra de principios y buenos modales cimentados en el hogar, construyen la obra cimera, apta para conformar las legiones de buenos ciudadanos capaces y patriotas que cual expertos navegantes quien con acierto la barca social que está perdiendo la ruta y transita por aguas tormentosas que amenazan el naufragio, la confusión y el caos, y, como buenos arquitectos de un nuevo destino, tracen las direc­trices certeras que han de conducir a las canteras de la verdad en donde se hagan realidad los anhelados ideales del bienestar, la ar­monía, la paz social y el progreso sustentable para mejorar las condiciones de vida de todos los habitantes, porque, como bien se dice: la juventud es la esperanza del futuro de la patria, y, para ello, es preciso también que las jóvenes generaciones asimilen al máximo también las enseñanzas que imparte la sabia cátedra de la universidad de la vida que es la fragua en la que se moldea, se complementa y se configura la personalidad y el civismo de los buenos patriotas que, en el transcurso del tiempo son el soporte seguro en el que se sustenta el prestigio cultural la respetabilidad y la grandeza de los pueblos.(O).

Inicia sesión para enviar comentarios
Guayunga y vida
Mirando unas guayungas pendientes de un alambre-cordel en una casa de campo, he pensado: así como la guayunga, que prepara…
Federalismo lojano: exigencia histórica de ser y hacer
“Saber comprender la historia y seguir el mandato de ella, ¡cuánto importa! Inmersos en la vorágine de la existencia no…
Escrito por
Dos mundos, dos artistas.
La imaginación del ser humano y su capacidad para entender el mundo desde perspectivas únicas, crea un abanico de expresiones…
La marcha del 20
Como traba a la convocatoria formulada por los movimientos sociales, para tomarse las calles el 20 del presente mes, en…
Cada lector tiene su propia hermenéutica
Un texto, según sea el lector, tiene una información que necesita ser procesada, a veces desde un lector cuya comprensión…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Septiembre 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Edición digital