19 / 03 / 2019

Archivo Loja, Ecuador

El sueño de Ismael

Valora este artículo
(0 votos)

Hoy como cada semana me despojo de la desmemoria, para recordar la calle Lourdes entre Bernardo Valdivieso y Olmedo, en la ciudad de Loja, (recorrido preferido de mi niñez), mientras andaba por la vecindad, allá por el año 1979, en esa cuadra de casitas marcadas por el prestigio de familias de genuino valor, sí, por allí habitaba Ismael, en la casa de los Betancourt. 

Lo conocí con su maletín de ideales y su estirpe de profesor Bernardino, andaba entonces, con los coloridos bríos de la conciencia social, sus convicciones eran como un gran sol que brillaba para él, y que los otros-nosotros, poco percibíamos.

Un sueño muy retador, algo que era para grandes, para poderosos, en el caso de  Ismael fue viable en sus ideales y aunque todo se oponía, cual gigante de riesgo, Ismael fue testarudo en insistir, pues había que hacer conocer las ideas, ese fue el verdadero motor que lo inspiraba.

Así nació como Diario de la tarde, en un impulso amistoso, el sueño de Ismael y también de los suyos (contándose entre ellos a los amigos como: Guillermo Falconí y Antonio Jaramillo), claro, después se unieron otros aliados, en una sociedad y así dieron su energía para apoyar la visión que brillaba y que era  férrea entre camaradas.

El nombre original fue “Crónica de la tarde”, el mismo que se concibió por las crónicas que componen la vida y que dan vida a todo periódico. En sus inicios según las investigaciones para sustentar lo que afirmo, se imprimía en la imprenta perteneciente al Colegio Bernardo Valdivieso, donde Ismael y sus compañeros laboraban.

Durante sus primeros años, compartía mercado con Diario El Mundo, y luego en 1982 con Diario El Siglo.  Para el año de 1997 con el nacimiento de Diario La Hora y una vez extinguido “El Siglo”, aun cuando aparecieron otros periódicos temporales como: “Diario Acontecer” y “Diario Centinela”, solamente “Diario Crónica de la tarde” y “La Hora de Loja”, permanecen como periódicos de esta localidad.

Actualmente el sueño de Ismael Betancourt se identifica como: “Diario Crónica”, lleva 39 años en circulación, un sueño de verdaderos bríos, inspiración que ha dado todo, visión que ha sobrepasado las malas horas. En sus páginas diarias se dibuja la silueta de una urbe con su caminar matutino, que trasciende lojanidad. Este periódico, signado en este comentario como “El sueño de Ismael” y que es en realidad “Diario Crónica”, es nuestro sueño, muy lojano y el testimonio que dice que los ideales, con trabajo, disciplina y pasión, permiten crecer en el tiempo.(O).   

Inicia sesión para enviar comentarios
Hay un deseo de ser
Hay un deseo de ser en cada elemento del universo, en cada partícula y diminuta presencia; es allí precisamente donde…
Escrito por
Candidatos sin propuestas
Se acerca el día de las elecciones. En Loja se desarrolla una intensa promoción del abultado número de candidatos.
Enaltecer la memoria
Los años pasan…y los amigos se nos van. Amigos que le dieron sentido a su existencia, que depositaron toda su…
La importancia de las próximas elecciones
En razón de algunas interpretaciones sobre las próximas elecciones, aportamos algunos elementos que aspiramos sean contenidos que ayuden a conocer…
Caminar un continuo existencial
Un soplo existencial, quizá el más trivial y a la vez más trascendente que ejercitamos los humanos es caminar. En…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Mayo 2016 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Edición digital