22 / 02 / 2019

Archivo Loja, Ecuador

Fotomultas: el mundo al revés

Valora este artículo
(0 votos)

En la historia de la humanidad siempre ha habido premisas que por tanto repetirse se creían ciertas, aunque con el paso de los años se ha podido comprobar que en realidad estaban erróneas. Un claro ejemplo fue la creencia de que la tierra era plana, claro, los científicos han demostrado todo lo contrario, incluso desde tiempos antes de Cristo.

Equivocarnos es parte del proceso de aprender y continuar desarrollándonos, es algo completamente normal. Sin embargo, en nuestra ciudad parece que es preferible quedarnos en una zona de confort en donde nada moleste la forma de vivir del lojano. No importa que algo esté mal, si así ha sido por las últimas cinco décadas, ¿para qué cambiarlo? Al lojano, si en algo le incomoda que la tierra no sea plana, defenderá a capa y espada el que se la considere así, el mundo al revés.

Precisamente eso es lo que provocaron las fotomultas en nuestra ciudad, incomodidad en los conductores a quienes, sarcásticamente hablando, se les quitó la posibilidad de ir a las velocidades que a ellos se les antoje. Desde que se implementaron no han faltado los que han saltado a denunciar aquello y pedir que se retiren, y porque no, también los que las utilizaron de plataforma política para abrirse un espacio para las próximas elecciones.

Por ello, con poca sorpresa he leído esta semana una nota periodística en la cual un activista político denuncia la vuelta en funcionamiento de los fotorradares, siempre ha pedido, además, que todo fotorradar esté señalizado, ¿para qué? Obviamente para bajar la velocidad solo donde hay uno de estos artefactos y poder seguir a toda marcha por el resto de la ciudad. Lo más irónico de la nota es el testimonio de un taxista, el cual textualmente inserto a continuación: “únicamente dos veces fui multado por exceder los 50 kilómetros por hora en el área céntrica de la ciudad”.

Si somos conscientes de que las leyes se han pensado para protegernos, ¿Por qué, como sociedad, insistimos en intentar quebrarlas y hacer lo que a cada quien nos conviene? No deberíamos estar en contra de las fotomultas, sino en contra de los conductores que al frente de cualquier volante se vuelven pilotos de formula uno. Deberíamos ser conscientes de la seguridad de los demás y de la nuestra propia, precautelándola siempre que podamos, pienso que esta forma de control es una ayuda más para lograrlo.(O).  

 

 

Inicia sesión para enviar comentarios
Un hombre de convicciones
Cada vez se nos están yendo aquellos lojanos que con gran estatura ética, moral e intelectual, han sido ejemplo de…
La política como modus vivendi
Cuando el fervor político está bordeando a su clímax; cuando el afán político partidista se enfatiza con caracteres de sublimidad,…
La intensidad del silencio para leer y escribir
El silencio siempre será útil para ahondar en infinidad de asuntos humanos que hay que reflexionarlos, pensarlos y sopesarlos lo…
Excesos masculinistas y violencia
A ellas se les hace natural vivir en libre esclavitud: el marido dice “la mujer mía”, “la mía” “mi mujer”,…
Iré a dar las utopías al río
Saliendo de este espacio epocal, como una expresión muy mía, quiero decir que iré a dejar las penas en el…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Febrero 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28      

Edición digital