19 / 01 / 2019

Archivo Loja, Ecuador

Loja, para los gobernantes

Valora este artículo
(0 votos)

Qué ha significado la provincia de Loja para los gobernantes sería una pregunta a debatir, no obstante, haciendo analogías; y más allá de la definición jurídica de un bien mostrenco, denominación que sirve para determinar un bien inmueble que carece de un legítimo dueño, como quizá pueda suceder con esta provincia: ¿será que no tiene dueño? que lojanos hemos renunciado a la defensa de nuestro terruño, o que, la delegación que hemos realizado a nuestras autoridades, no han sabido ejercer ese mandato y defender los legítimos intereses de los lojanos y en el contexto nacional los gobernantes nos consideran un bien mostrenco.

Es necesario usar esta analogía, pues, el abandono político, administrativo y de representatividad que vive la provincia de Loja, configura la misma por múltiples razones. Es tan débil y carente de sustentabilidad la estructura política de los movimientos y partidos que vocean sus consignas en la actualidad, que la gran mayoría de lojanos ha tomado la penosa decisión de renunciar a su vocación cívica y política para reconstruir la ciudad y la provincia.

La política, sin duda alguna, es otra actividad cultural, es el camino idóneo para la construcción de la democracia; por tanto, los lojanos, deberíamos ser ejemplo de este ejercicio y esta actividad cívica que nos permitirá salir del ostracismo y el abandono en el que nos encontramos; a nosotros debería prohibirse el conformismo, la decidía y los renunciamientos, pues somos herederos de gestas históricas como la del Federalismo o la acción democrática que edificó Matilde Hidalgo en su participación en las urnas.

Si asentimos sin protesta y sin reacción: que somos una ciudad mostrenca… sin norte ni orientación política futurista, que esta ciudad ha sido abandonada por sus hijos en el quehacer político serio y que quien desee puede tomar posesión de la misma -politiqueros de oficio-  proponer sus candidaturas y seguirse sirviendo de su hospitalidad y de su gente, claro que podemos concluir que somos ese tipo de provincia sin liderazgo y sin un norte definido.

Lojanos, no podemos seguir viviendo con esta verdad que callamos en complicidad con nuestras autoridades, con nuestro intelecto y con nuestro derecho a edificar una Loja diferente; pero, sin someternos a los politiqueros de oficio o con el deleznable centralismo al que nos han sometido a lo largo de la historia.

Independicémonos de nuestra desidia y nuestra falta de reacción y de vida política, hagamos honor a nuestro pasado, construyamos un futuro político diferente, aprovechemos la juventud como semilla fresca para edificar un futuro digno, luminoso y próspero. Esta es la hora que reclama la historia y el futuro de nuestros hijos, hagamos un último esfuerzo por defender el rico legado histórico que hemos recibido y reconstruyamos nuestra provincia, en unidad, libertad y esperanza; para que esto suceda les deseamos: …buen viento …y buena mar.(O).

 

Inicia sesión para enviar comentarios
Narrativas interactivas
Hace unas semanas, la cadena de streaming de contenido multimedia por Internet, Netflix, estrenó un nuevo episodio de Black Mirror,…
Escrito por
Defendamos el IESS. Alto a la privatización
Es indispensable que los afiliados y jubilados del IESS y la ciudadanía en general nos apersonemos de la suerte que…
Al amigo de siempre
La buena amistad se la cultiva con los ingredientes de la sinceridad, la honestidad, el diálogo franco, la transparencia en…
Escrito por
Ensombrecido 2019 sin salir del laberinto
En medio de tensiones por las medidas económicas impuestas por el Gobierno para enfrentar la crisis fiscal, iniciamos un nuevo…
Escrito por
Nuevo escándalo de “diezmos” en la política ecuatoriana
El nuevo caso de “diezmos” en el escenario político de nuestro país constituye otro escándalo como problema social, la acusación…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Enero 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

Edición digital