06 / 04 / 2020

Archivo Loja, Ecuador

Peces, bajo y sobre el agua

Valora este artículo
(0 votos)

Los peces son criaturas que estando en este planeta, pertenecen a otro mundo, a la vida acuática. Los peces hacen las cosas de forma diferente, mientras otros seres no podemos respirar bajo el agua, para ellos es natural vivir en el agua, mientras el humano necesita suelo firme para existir, los peces fluyen, viven flotando, nadando, lo que análogamente significa un vuelo en el agua.
En el mundo de los peces hay enseñanzas maravillosas: un pez pensador estaba sumergido en su ejercicio de pensar y reflexionaba acerca de lo que la vida es, de esa forma estaba convencido de que el océano es todo, absoluta libertad, posibilidad de moverse y actuar en su entorno, teniendo como única frontera infranqueable la superficie, pues atravesarla constituiría la muerte; las necesidades básicas como: alimentación y reproducción son suplidas en su entorno, y los únicos peligros son los depredadores.
Con una vida así de simple, los peces son ejemplos de simplificación y belleza, de armonía con su entorno, de relax, no he visto peces estresados estando en su hábitat. Quizá esta sea la mayor diferencia con el resto de seres que habitan el planeta tierra. Un pez nace para ser, y nunca se aparta de esa misión, su corta vida la dedica exclusivamente a existir a plenitud, nace, se desarrolla, se convierte en la máxima expresión de lo que vino a ser, se reproduce y muere.
Ese mismo pez pensador se estaba preguntando ¿por qué existo? Y su respuesta fue simple: porque soy necesario. Y así continuó preguntándose y respondiéndose: ¿Para qué existo? Para ser pez y vivir. ¿Quién soy? Soy belleza, soy libertad, soy simplicidad, soy todo lo que la vida es. ¿Y que hay después del agua? Hay transformación. ¿Estoy solo y desprotegido? No, estoy siempre acompañado, gozo de todo lo que me hace falta y tengo siempre protección. Y con esas convicciones, el pez asume la vida, sin preocupaciones, sin distracciones, se dedica simplemente a ser y es feliz.
Así, un pez bajo el agua es pez (esencia, potencial vida); pero sobre el agua es pez transformado, se integra a otro mundo, donde se convierte en alimento para otros seres vivos. Quizá resulta paradójico, pero, así demuestro que este es el momento de ser, el momento de la vida, luego viene la trasformación, desintegración de elementos, separación de materia y energía.
Para los pragmáticos luego de la vida no hay nada, solo muerte y materia en descomposición; para los espirituales, hay luz, energía que llama a su homología. Con tales ideas, mi propuesta es saber existir, con la convicción del pez que sigue un mandato superior: ser y realizarse sin distracciones.(O).

 

 

Inicia sesión para enviar comentarios
Un jirón de tu corazón
Recuerdas cuando era tu corazón niño, te conmovía la vulnerabilidad del anciano, la necesidad del mendigo, el dolor del enfermo,…
Efraín Jara Idrovo
Considerado uno de los más grandes poetas contemporáneos, tuvo una larga y proficua vida, pues murió a los 92 años…
Hoy contra el coronavirus mañana contra el miedo
Con la situación de crisis del coronavirus, los medios de comunicación del neoliberalismo, no solamente que nos informan del problema,…
Posta de la lojanidad, paro provincial y carretera a Zumba
Uno de los pedidos contenidos en el pliego de aspiraciones que los estudiantes del Colegio Experimental "Bernardo Valdivieso" entregaron al…
Aún no el final…
Nada vuela silencioso por la dermis del recuerdo que se cubre y se construye bajo el ritmo escandaloso. Al final…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Abril 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Edición digital