18 / 10 / 2019

Archivo Loja, Ecuador

El sentido colectivo de lo social

Valora este artículo
(1 Voto)

 

Entre lo admisible y lo posible existe una diferencia que es necesario indagar, en tiempos en que aparecen muchas voces bambalina, quizá agradables ante una audiencia ávida de novedad, sin embargo, la falta de análisis, nos puede llevar a apoyar y monumentizar el accionar equivocado de algunos actores sociales, que ciertamente, aparecen en la palestra, pretendiendo estar en la lucha, sin embargo, su posición individualista, deconstruye el sentido colectivo.

Se trata de reevaluación de propuestas y posturas, pues no todo lo que brilla es oro, en primer término porque no siempre se hace una evaluación de quienes se abanderan de luchas sociales.  En segundo lugar, porque quizá aún no hemos madurado como sociedad, alcanzando un pensamiento crítico, que permita identificar quién es quién; porque quizá la actitud sea admisible, pero, esta no posibilite un transitar desde las figuras individuales hacia el sujeto colectivo.

En los últimos años, he visto con pena, cómo se ha confundido el significado de feminismo y se pretende utilizarlo para cualquier cosa, alejándose del sentido colectivo que en realidad debe sustentar la lucha de las mujeres por alcanzar mejores condiciones de vida.  He observado con asombro, como un colectivo de personas, se conforma con la única premisa de obtener protagonismo en los medios de comunicación, lejos queda, la ideología social.

Soy mujer, pero no por serlo, debo de estar de acuerdo con lo que hacen otras mujeres, me interesa realizar una lectura social más crítica, e incentivar al análisis, es necesario aprender a interpretar, juzgar e identificar, si la propuesta es válida, si merece ser legitimada (o no); se trata de un asunto serio, pues dar credibilidad a quienes no poseen carácter social es entregar una bomba explosiva a manos de un niño.

En tiempos en los cuales, traspasar la frontera de lo admisible y delinquir es tan delicado como romper un simple hilo, imagínese que por omisión culposa (sin intensión), alguien violó algo, y que a propósito de esto, aparecen los gallinazos sociales, ávidos de protagonismo, haciendo del escándalo la mejor ocasión para brillar, ante una sociedad poco crítica, confundida y expuesta a la alarma; con seguridad construiremos el camino a la criminación social y a la perpetuidad del conflicto.     

Realizo la propuesta de crítica social, tratando de ir más allá de la simple acción de buscar la paja en el ojo ajeno, sino, cómo con otras discursividades sociales, en lo femenino también se evalúe y reevalúe, a efectos de contribuir a gestar un sentido colectivista. Esta reflexión es imperante para otorgar a quien merezca la carta de ciudadanía y gestor social con sentido.(O).

 

 

Inicia sesión para enviar comentarios
Pensamiento, palabra y acción
Cada uno da a las palabras que emplea el sentido que le es accesible. Y, a la vez, un individuo…
Subjetividad en la sana crítica
La sana crítica es usada por los jueces en los procesos judiciales y se compone de inferencias o conclusiones de…
Escrito por
Cambió profundamente la correlación de fuerzas
El garrotazo propinado por el gobierno al pueblo del Ecuador el miércoles 2 de octubre del presente año cambió de…
Escrito por
La justicia por tuit propio no es justicia, es barbarie
Las historia de Andrea y Miguel es una en la que el común denominador es la violencia intrafamiliar. Violencia entre…
La pose artística del lector activo
La capacidad de entendimiento frente al texto solo se da cuando se comprende lo que se lee; y, en caso…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Octubre 2019 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

Edición digital