21 / 07 / 2019

Archivo Loja, Ecuador

Contracaras de las luchas de género

Valora este artículo
(0 votos)

 

El destino de la mujer es sin duda una preocupación del gobierno, pues, en ella descansa no solamente la misión reproductiva, sino, la formación de los hijos y el bienestar del hogar como contribución nacional; de allí, que la preocupación es por la familia, ya que esta constituye la institución básica de la nación.

Al respecto, vienen algunas connotaciones de tales luchas de género, las ansiedades no solamente son paranoia androcentrista, sino, que ciertas posturas que apoyan el feminismo, darían lugar a la desorganización de la familia y el caos de toda la estructura social.

Recordemos que la lucha de las mujeres no es de ahora, así evidenciamos en la Literatura: en la novela “La emancipada” de Miguel Riofrío, pasando por “Cumandá” de Juan León Mera, “Mariana” de la novela “A la costa” de Luis A. Martínez, entre otras; esas historias dicen la situación de la sociedad en cierta época; y acaso las luchas de género han cambiado, pues yo diría que no. Las historias narran el afán de la mujer por ejercer sus derechos y a la vez la postura generalizada que anula a la mujer que trata de revelarse (por sus intereses individualistas), castigando el mal ejemplo de aquellas.

Claro, ahora las circunstancias son diferentes, pero, al final, a pesar de los aparentes intentos de integrar a la mujer en los proyectos modernizadores, estos fracasan porque cuenta más, el fin de proteger a la familia y luchar contra el fantasma de la desintegración, una pesadilla que tuvieron los fundadores de la patria y que sigue quitando el sueño a quienes gobiernan actualmente.

Es por esto, que hablo de las contracaras de las luchas de género, ciertamente la idea de igualdad resulta utópica y se aleja de la realidad, donde las mujeres no somos iguales a los hombres, porque desde nuestro cuerpo hasta la misión son diferentes; por lo expresado, el ciudadano simbólicamente ideal en el sistema nacional es masculino y mantiene el control del destino de la mujer, quien acompaña en calidad de madre, esposa, amiga, y en ciertos casos muy particulares, participa de la vida política y del gobierno, pero, siempre subordinada a los intereses del proyecto masculino de la nación.

Entonces, por más juicios que impongamos, por más sentencias extemporáneas que se den a favor de la paridad de género, si la contracara dice que en estas luchas, la misión de la mujer es más significativa como gestora familiar y social; el feminismo extremista no es más que una alegoría, engañosa, desatinada y destinada a frustrarse. En verdad, ¿qué sucedería si todas las mujeres fuéramos feministas y si en el afán de dominio, extermináramos a los hombres? Hay mucho que reflexionar antes de tomar una postura de género.(O).

 

Lo último de Sandra Beatriz Ludeña Jiménez

Inicia sesión para enviar comentarios
Nadie lo supo, nadie lo sabe, “nadie lo sabrá”
Desde que el actual gobierno tomó la decisión de abrir la “caja de pandora” para dar paso a los procesos…
El consumo de alcohol
Hay una ordenanza que está en discusión en el Cabildo lojano y que tiene que ver con extender el horario…
Escrito por
Oswaldo  Guayasamín pintor contemporáneo del llanto, la ira y la ternura
Nació en Quito 6 de julio de 1919 muriendo en el año de 1999, de padre indio y madre mestiza.…
Escrito por
Educar para la felicidad
El 22 de mayo pasado falleció el conocido divulgador científico español Eduardo Punset, a los 82 años de edad. Su…
Procusto y el odio
Procusto también conocido como Damastes, es un personaje de la mitología griega, la representación más auténtica de la envidia y…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Julio 2016 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Edición digital