Imprimir esta página

La austeridad es más importante que la vida para el MSP

Valora este artículo
(0 votos)

 

Adalilumar es el nombre de la medicina con la que se salva las vidas y se alivia los pesares de unos pocos ecuatorianos que sufren una de las enfermedades raras; se la tiene que suministrar cada 15 días, caso contrario el paciente decae aceleradamente, le atacan dolores insoportables, que lo incapacitan para toda actividad y le amenaza una muerte inminente.

El costo de la medicina está fuera del alcance hasta de familias de buena posición económica, por lo que es el Estado el único que puede garantizar la salud y vida de estos pacientes. El gobierno de los ladrones proporcionaba los fondos para adquirir la medicina en el exterior y se la suministraba oportunamente a los afectados. Pero llegó el gobierno de los "honrados", llegó el gobierno de todos los enemigos de la salud y de la vida.

Los pacientes pasaron días de espantosa tragedia en meses anteriores porque el Ministerio de Salud Pública no autorizaba la compra del medicamento, hasta que fue derrotado por el angustioso reclamo de los que lo necesitaban; después de tanto llorar, al fin se compró un lote, desgraciadamente para pocos meses y  en agosto nuevamente se volvió al desabastecimiento.

Con la amarga experiencia anterior, esta vez los desesperados conciudadanos que residen en Cuenca han acudido a los juzgados para hacer prevalecer su derecho a la salud. Con la decidida y acertada acción de la Defensoría del Pueblo, obtuvieron sentencia favorable de parte de la jueza Iliana Vallejo Cabrera, quien dispuso que se haga la compra de Adalilumar, en cantidad suficiente para salvar las vidas de los pacientes que están sintiendo los estragos de la enfermedad, que están afiliados al IESS. El Ministerio de Salud Pública en lugar de acatar el mandato judicial con la premura que se requiere,  para espanto de quienes conocen el problema,  ha apelado, para prolongar el calvario de una decena de atribuladas familias.

¿Qué no hay ideologías? Pues sí las hay, y radicalmente opuestas, con resultados fatales cuando se trata de la neoliberal, de la derecha anticristiana que le da el máximo valor a la austeridad y se burla del derecho constitucional a la salud y la vida.(O).

Inicia sesión para enviar comentarios