Imprimir esta página

Quiera Dios que haya sido otra mentira de Lenín

Valora este artículo
(0 votos)

 

A dos mentiras por día, en promedio, el presidente tiene a su haber unas 2.000, sin que ninguna de ellas haya sido piadosa, en tanto que la mayoría  han sido muy graves, que hemos refutado y condenado en todos los casos.

Pero hay un ofrecimiento, que podría cumplirse, que a los lojanos nos convendría que fuera una mentira más.

 Porque si se llega a contratar la ampliación de la actual vía a Catamayo a 4 carriles, no se estaría llegando sino el 50% de las aspiraciones de los lojanos y quedaríamos hipotecados por 30 años, para cumplir las cláusulas contractuales y nuestra necesidad de la construcción de los túneles se postergaría para la segunda mitad del siglo XXI, pues la empresa constructora que financiará la obra no va a perdonar un solo día de cobro del peaje ni va a admitir que se haga otra vía de mejores condiciones que le quite los clientes.

 Con la carretera a través de los túneles gozaríamos de 3 grandes ventajas: 1) La enorme reducción de la longitud de la vía; 2) La posibilidad de viajar a mayor velocidad y recortar la duración del recorrido a la mitad de la actual; y 3) Mayor seguridad, sin choques frontales, sin volcamientos. A lo anterior se tiene que sumar otras ventajas menores, que en conjunto  justifican plenamente la inversión. 

 Si estuviera Rafael Correa en la Presidencia podríamos gestionar que se contrate la construcción de los túneles, con la seguridad de que lo conseguiríamos, con cargo a fondos estatales, pero estimo en cero las probabilidades de así lo decida Lenín Moreno, aunque sea con el peaje. Ellos tienen criterios diametralmente opuestos, el uno es socialista, el otro neoliberal.

 La esperanza que nos queda es la de que en este gobierno no se contrate la obra, para que sea el próximo el que satisfaga los intereses de la provincia, sobre la ampliación de la actual carretera a 4 carriles ¡Qué bueno sería que Lenín nos hubiera mentido! (O)

 

 

Inicia sesión para enviar comentarios