23 / 02 / 2020

Archivo Loja, Ecuador

Un 2020 de muchos tintes y oportunidades

Valora este artículo
(0 votos)

 

Una de las principales lecciones que nos dejó el 2019 es la unidad: si no tratamos de salir juntos del hoyo, sencillamente nos hundimos todos. Suena a metáfora, pero se debe aplicar en sentido literal. Y no, no es necesario que todos estemos de acuerdo. Comencemos por respetar las diferencias, aplicar la empatía con quienes nos rodean y parar esa normalización descarada de la corrupción hasta en los actos más triviales.

Despedimos al 2019 sabiendo que el panorama económico para el año que inicia no es del todo alentador. El Fondo Monetario Internacional ha pronosticado algunos riesgos externos como el precio del petróleo; una fuerte caída o un aumento en los precios afectaría a Ecuador. Asimismo, un aumento del riesgo país también nos perjudicaría; la deuda y las posibilidades de refinanciación se elevarían.

 Aparte de la materia económica, en los primeros meses de este año el Consejo Nacional Electoral deberá aprobar el cronograma y presupuesto para las elecciones del 2021. Estamos a puertas de elegir al próximo presidente y vicepresidente de la República; además de 137 asambleístas y cinco parlamentarios andinos.

 20 organizaciones políticas están habilitadas para los próximos comicios presidenciales. Aunque aún no hay claridad de todos los posibles candidatos, hemos visto a un Guillermo Lasso recorriendo el país y anunciando oficialmente su postulación a la Presidencia. Jaime Nebot, exalcalde de Guayaquil, no ha bajado ni la guardia ni su actividad política. Perfiles como el de Jaime Vargas y Leonidas Iza también suenan fuerte luego de las manifestaciones de octubre pasado.

 La Asamblea no puede quedar de lado en este 2020. Tiene una nueva oportunidad para hacer su trabajo. En 2019 se aprobaron solamente 22 proyectos de ley y se procesaron siete pedidos de juicio político. La generación de empleo, fomento al emprendimiento, seguridad ciudadana y el derecho a la salud y vivienda digna no pueden pasar por desapercibidos por los legisladores.

 Este año llega cargado de muchos tintes, pero ya es momento de aplicar todo eso que aprendimos en la última década. Es indudable que hoy somos ciudadanos más conscientes. Ya entendimos (al menos un poco) que las mujeres merecen vivir; que la naturaleza se respeta, se protege; que la violencia no nos lleva a ningún lado; que nadie debería gozar de menos derechos humanos que otros y que las grandes obras no pueden justificar los actos de corrupción.

 Este 2020 es bisiesto. Aprovechemos la ganga de un día más y hagamos de este país, un lugar mejor para nacer, vivir y ver el último atardecer.(O).

 

  

Inicia sesión para enviar comentarios
Lo que escribes
”Adelaida Falcón, una maestra caraqueña, fallece tras una larga enfermedad. Su hija Adelaida, de treinta y ocho años, no tiene…
Escrito por
Desconcierto y parálisis en la actividad económica
En medio de la permanente barahúnda en que se debate la humanidad, por los diarios reclamos ciudadanos a los gobiernos…
Escrito por
Faltan pruebas esenciales señor Gobierno
Para ingresar al sistema educativo nacional, el Ineval se ha inventado la herramienta “Quiero ser maestro” que no es otra…
La muerte violenta está en todas partes, transita por las calles
Confesamos que dolor e impotencia nos causa una serie de accidentes de tránsito, que hoy por hoy, no hay día…
Gestionando por decretos...
Cuando era un joven estudiante de Liceo, solían contarnos una historia que se titulaba ‘Mensaje a García’. En líneas generales,…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Febrero 2016 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29            

Edición digital