01 / 04 / 2020

Archivo Loja, Ecuador

Utopía y realismo

Valora este artículo
(0 votos)

”Más allá de la ideología reaccionaria y la utopía exaltada está el realismo de la alegría del Evangelio. Lo que el Papa propone es el camino humilde de las personas creyentes, capaces de desplazar continentes y mover montañas…Un poco de misericordia puede cambiar el mundo…” (W. Kasper, El Papa Francisco: Revolución de la ternura y el amor).

La palabra utopía se define como: Proyecto, deseo o plan ideal, atrayente y beneficioso, generalmente para la comunidad, que es muy improbable que suceda o que en el momento de su formulación es irrealizable, según el Diccionario de la lengua española. Tomás Moro acuñó en el siglo XVI este concepto en una obra del mismo título en la que imaginó una isla desconocida en la que se llevaría a cabo la organización ideal de la sociedad. Jesús de Nazaret vino a anunciar el reino de Dios, lleno de paz y justicia, único y diferente. Su convicción fue determinante en el juicio para acabar con su vida, frente a Herodes y Pilatos: ”Mi reino no es de este mundo…”. Las utopías parecen un sueño, como el mito se confunde con una fantasía. El ser humano no puede eludir el hecho de que su vida está impregnada de sueños, de luchas frecuentes y de victorias permanentes. La utopía debe llevarnos a la realidad. El mundo en el que vivimos es la suma de estos dos conceptos. El Papa Francisco propone algo que no es nuevo, pero que sí es necesario: vivir en un constante deseo de valorar la existencia de una revolución. La revolución de la ternura. El Cardenal Walter Kasper, uno de los más importantes teólogos vigentes, señala que ”Francisco no encaja en ningún modelo de política eclesial, ya sea liberal o conservador. Representa un nuevo comienzo en la larga historia de los papas y, justamente en cuanto tal, es para muchas personas una esperanza y un regalo del cielo”. En la ternura y el amor encontramos las raíces teológicas y pastorales que encarnan la profundidad y la realidad del Evangelio. Dos improntas imprescindibles en la dinámica de hoy, nuestro tiempo y nuestro entorno. ”El Papa Francisco quiere apartar algunas de las cenizas que se han ido acumulando con el tiempo, a fin de avivar el rescoldo del Evangelio. Si queremos profundizar en las entrañas de una auténtica revolución debemos llegar a valorar el rescoldo de la ternura, en cuya fuerza transformadora desde dentro él confía”. Considero que todos podemos asumir, desde esta perspectiva, la renovación y las sorpresas siempre positivas. Un poco de misericordia puede cambiar el mundo. La fe consciente acentúa la verdad más importante de cuántas se han dicho y escrito: la utopía y el amor constituyen el soporte que cambian toda realidad que aspira a ver la luz de un nuevo día. Es la alegría del Evangelio. Gracias, Cardenal Kasper. Su eclesialidad es iluminadora. (O).

Inicia sesión para enviar comentarios
El llamado del silencio
Por la noche los lamentos se hacen eco de la nada y se pierden con el viento de cortinas azuladas.…
Lecciones de la emergencia sanitaria mundial
Que el virus covid-19 fue forjado en un laboratorio o fue reacción de la naturaleza frente a los altos niveles…
Las palabras desde la intención amorosa del corazón
En estos días y semanas de tragedia que vive la humanidad es cuando el ser humano, desde su encierro obligado…
Escrito por
Pandemia: un cambio de vida
El mundo se encuentra en zozobra, nadie pudo imaginarse hace algunos meses la emergencia a la que nos enfrentaríamos, mucho…
La economía del pensamiento
Casi al finalizar la Cumbre de las Américas, el 18 de abril del 2009, el presidente de Costa Rica, Oscar…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Marzo 2015 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Edición digital