30 / 05 / 2020

Archivo Loja, Ecuador

La sentencia más írrita

Valora este artículo
(0 votos)

La fiscal Diana Salazar, que ha mostrado ganas desorbitadas de condenar a Rafael Correa, no ha encontrado absolutamente nada que le pudiera servir para acusarlo de ser autor del delito de cohecho. Esa es la lectura inequívoca que queda cuando se inventa la figura de "autor mediato". No encontró ella, o mejor dicho, no encontraron las decenas de funcionarios y abogados que intervinieron en las investigaciones y análisis, nada para poder acusarlo de autor material o intelectual.

¿Qué les queda a los jueces que están estudiando el proceso y deben pronunciarse en los próximos días?

 Tienen dos opciones: una es la de hacerle el juego a todos los que están profundamente interesados en sacar a Correa del presente evento electoral, acoger el criterio de la fiscal, condenar al expresidente por cohecho y emitir así la sentencia más írrita de toda la historia judicial del Ecuador. La otra opción es la de aplicar estrictamente la ley y rechazar la acusación efectuada por la fiscal, porque no se ha comprobado el cometimiento del delito de cohecho.

 Si los jueces condenan a Rafael Correa por cohecho no solo que llevarían sobre sus espaldas el peso de haber cometido un hecho abominable, sino que le estarían propinando la estocada fatal a la función jurisdiccional, que tiene en entredicho su credibilidad, sobre todo a nivel internacional. Entre los mismos empresarios ecuatorianos quedaría hecha pedazos la seguridad jurídica.

 Si los jueces obran con fiel observancia de la doctrina penal, tienen que rechazar la acusación de cohecho. En ese caso las consecuencias políticas serían abultadas, quedarían desbaratadas la ministra de Gobierno y la fiscal general y desarmada toda la derecha nacional.

 Por otra parte, las artificiosas argumentaciones de la fiscal, con sus fantásticas piruetas lexicográficas, no han convencido a la opinión pública, que ni siquiera la prensa corrupta se ha aventurado a apoyar la tesis de la autoría "mediata". Lo sabe el gobierno y para curarse en sano, sea cual sea la sentencia, para sostener las expectativas derechistas, para no caer en absoluto descrédito,  la misma fiscal ha tenido que anunciar que están en marcha más causas penales, por otros delitos que se habrían descubierto al buscar las pruebas contra Correa. Las desmesuras políticas y jurídicas del gobierno lo han llevado a que termine como está terminando, anegado en un mar de lágrimas. (O)

 

Inicia sesión para enviar comentarios
Voluntad, acción y talento
Ahora mas que nunca, la voluntad y la acción deben imponerse a la desidia, al conformismo y a las meras…
Más cumplimiento y menos aprendizaje
Los ecuatorianos desde el inicio de la cuarentena vienen alternando el teletrabajo con las clases virtuales, en estos dos meses,…
Escrito por
Tiempo de paradojas
Una paradoja se expresa con aparentes contradicciones. La historia de la humanidad está llena de estas paradojas.
Como barco sin timón
Así, como barco sin timón marcha el país, en las actuales y complicadísimas circunstancias que enfrentamos. Con una carencia total…
La matización del lenguaje en tiempos de pandemia
Permítanme empezar con una cita del periodista Iván Sandoval Carrión, de Diario el Universo, el cual manifiesta que: “Cuando miro…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Mayo 2020 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Edición digital