29 / 03 / 2020

Archivo Loja, Ecuador

Mujer en tu Día Universal

Valora este artículo
(0 votos)

Eres  principio y razón cósmica de la creación. Matriarca sublime inmersa en la esencia de Dios, quien te concedió el privilegio de engendrar la vida, para poblar nuestro maravilloso  planeta azul.


En la oscura noche de creación de la humanidad, fuiste la primera en coquetear con la Diosa Luna, para luego por un soplo divino ser la Diosa Tierra, que fecundaste la naturaleza con sabiduría y amor. Tú fuiste en el pasado milenario, mujer y madre, que con tu inmensa bondad y sabiduría sedentaria, descubriste la agricultura para cultivar los frutos que alimentaron la prole de tu primigenio hogar.

Como “Madre Nutricia” en tu claustro misterioso, has dado  a luz al árbol de la vida de los pueblos, que perdurarán a través de los siglos. Por eso siempre has estado y estarás presente en la sociedad y en los grandes acontecimientos de la humanidad.

Por ello te llamaron: Eva, Ruth, Judith, María Magdalena o María, la privilegiada Madre de Jesús el Cristo. También has sido digna de llamarte Cleopatra, Juana de Arco, Ana Bolena, Ana Frank, Indira Gandhi, Golda Meir, Margaret Thatcher, Malala Yousafzai, María Callas, Grace Kelly, Ladi Di, Marie Curie, Evita de Perón o Rigoberta Menchú.

De la misma manera, Sor Juana Inés de la Cruz, Teresa de Calcuta, Teresa de Jesús, Mariana de Jesús, María Montessori, Gabriela Mistral, Marieta de Veintimilla, María Belén Camacho o Matilde Hidalgo de Procel.

Como revolucionaria, Manuela Cañizares, Manuelita Sáenz, Rosa Campusano, Dolores Cacuango, Tarcila Rivera, Tránsito Amaguaña o Lourdes Tibán.

En fin, son nombres de miles de mujeres que brillan con luz propia en todos los confines de la Patria, de nuestra América india y del mundo. Mujeres que con su intelecto y acciones deslumbrantes, desde el hogar, la cátedra, el arte, la poesía, las diferentes profesiones, en la oficina, la fábrica o actividades modestas de trabajo, han dignificado su nombre.

En esta fecha memorable, rindamos nuestro homenaje de admiración a esta mujer universal, que ha escrito la historia de la humanidad, con honor y dignidad; con dolor, felicidad y gloria.
 
Por las obreras textiles que en 1857 fueron avasalladas por la policía, por las 15 mil obreras de Nueva York  que en 1908 se revelaron y al  grito de “¡Pan y rosas!” exigían frontalmente mejores salarios, y de las cuales, 146 fueron masacradas y calcinadas, cuyo holocausto fue la simiente fecunda para otras reivindicaciones.
 
Por la Mujer Universal, que es la eterna esperanza y futuro de los pueblos, que es la expresión de la sonrisa de Dios, armonía eterna de la naturaleza, fuente inagotable de amor y manantial cristalino, donde las linfas danzan encantadas y los ruiseñores entonan mágicas melodías en el pentagrama de su corazón.

Mujer: ¡Bendita seas!

Inicia sesión para enviar comentarios
Un cuadro digno de ser visto
“Cuando salgo de viaje desaparezco del mapa. Nadie sabe dónde me encuentro. ¿En el punto del que partí o en…
El Señor en la tormenta
Cuando Jesús y sus discípulos cruzaban el mar de Galilea, se levantó una tormenta tan grande, que las olas cubrían…
La lectura del coronavirus desde nuestra inteligencia espiritual
Hoy más que nunca, frente a la pandemia del coronavirus, le estamos haciendo el quite a la muerte que muy…
El mito: divino o heroico
El Mito, nacido del ingenio, de la imaginación y de una suprema capacidad mental, para cruzar las barreras de lo…
El mundo en un chamico
A quién en estos momentos de angustia se le ocurre descubrir cómo es la tecnología del chamico, bueno, aunque no…

Últimos Tweets

 

 

Noticias por día

« Septiembre 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Edición digital