×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 646

Imprimir esta página

“Hasta la victoria siempre”

Columnista Escrito por  Octubre 09 2015 tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente
Valora este artículo
(0 votos)

Nació en Rosario, Argentina, el 14 de junio de 1928, antes y después de recibirse de médico en 1953, viajó por América Latina. En 1954, en Guatemala, se sumó al movimiento que se oponía al operativo de la CIA, para derrocar al gobierno de Jacobo Arbenz. Tras ser derrocado Arbenz, viaja a México.

En el verano de 1955, conoce a Fidel Castro, quien lo escogió a él y a Raúl Castro como los dos primeros integrantes de la fuerza expedicionaria que el Movimiento Revolucionario 26 de Julio estaba organizando para derrocar al dictador cubano Fulgencio Batista. Así se inicia la historia del Guerrillero Heroico, y que hoy al recordar 48 años de su muerte, su imagen se levanta como fantasma que recorre el mundo, que crece y seguirá creciendo con mayor fuerza y riqueza de ideas en la medida en que llegue a los jóvenes y éstos asuman la esencia y fundamento de sus acciones y esperanzas. Hablamos del “Ardiente combatiente de la aurora” Ernesto Guevara de la Serna, “El Che”.  

Pero, quién es Ernesto “Che” Guevara, destacado revolucionario, expedicionario del Granma, una de las más notables figuras de la Revolución Cubana y combatiente internacionalista. Durante la guerra de liberación nacional en Cuba, que se inició en diciembre de 1956 en la sierra Maestra, se destacó por su valor y arrojo, por lo que llegó a obtener el grado de Comandante. En julio de 1957, se le designa jefe de la segunda columna del primer frente, y a finales de agosto de 1958 jefe de la Columna invasora número 8, después del Frente Sur y Centro en Las Villas y jefe de todas las unidas rebeldes del Movimiento 26 de Julio en esa provincia, tanto en las zonas rurales como urbanas y con la misión de integrar al resto de las fuerzas revolucionarias del territorio. Dirigió el combate de la toma de Santa Clara, tercera ciudad en importancia de Cuba en diciembre de 1958. Hombre que demostró que en todas las tareas a él encomendadas las realizó con ferviente amor revolucionario, pensando en el mañana y el bienestar de Cuba. Así la figura cimera del Comandante Ernesto “Che” Guevara.

En verdad las acciones de Ernesto “Che” Guevara, constituyen ejemplo de dignidad y coraje de lucha por la libertad que tanto ansiamos los pueblos pobres del mundo, por ello se hace imperativo que recordemos todos, especialmente la juventud, su mensaje claro, diáfano como la luz del nuevo día. El  gran pensador revolucionario de América Latina, José Carlos Mariátegui, estudió y destacó la necesidad de los mitos. Señaló cómo los pueblos que han realizado grandes hazañas han debido crear mitos multitudinarios. Si queremos ser revolucionarios en el sentido más estricto de la palabra debemos estudiar las razones y los factores que determinan el hecho real de que el “Che” vive en el corazón de América y se expresa de mil maneras en los anhelos y aspiraciones de los jóvenes más radicales de diversos continentes. Estudiar como a los 48 años después de su ascenso a la inmortalidad en la Quebrado del Yuro, Bolivia, su imagen recorre plazas y calles renovando su grito de “Hasta la victoria siempre”. Encontrar los fundamentos de estos hechos es la manera de ser consecuentes con el ideal del socialismo y con las posibilidades de un cambio revolucionario. Demanda Mariátegui.  

Por eso la grandiosidad del “Che”, que no renunció, pues ni a la realidad ni a la esperanza. Fue un revolucionario de ciencia y conciencia como lo necesita América y el mundo para abordar el reto que nos plantea la presente centuria. Saludamos al sol de América Latina que constituye la figura de Ernesto “Che” Guevara, y a su herencia que late y suena cada vez con más fuerza. “Patria o muerte, venceremos” “Hasta la Victoria siempre”. Así sea.

Inicia sesión para enviar comentarios